Del pánico a la euforia


La victoria del Córdoba ante el Reus deja en el Arcángel la esencia de un club que ha afrontado numerosas situaciones límite a lo largo de su historia

Córdoba Reus
Instante del partido entre el Córdoba y el Reus./Foto: LVC

La suerte, buscada hasta el límite durante seis días de conjura, sonrió al Córdoba Club de Fútbol (CCF) en el minuto 86. Y quizá esa tensión hasta el último suspiro del partido, con parada salvífica de Kieszek justo después de adelantarse en el marcador, dotó de tintes aun más épicos a una victoria que, instantes antes, sonaba a banda sonora de película de terror. Del pánico se pasó a la euforia, con la asistencia del mejor del Córdoba, Javi Lara, y el remate de Rodri.
El estadio se llenó y el Arcángel empujó como hacía una década. La costumbre se perdió, por suerte, en tramo final de la temporada 2007-2008 cuando se sufrió contra el Racing de Ferrol y en Anoeta, tras el término de un partido que se siguió jugando en Alicante y en el que el Cádiz fue el gran protagonista. Y en Cádiz tendrá lugar la próxima batalla por una permanencia a la que aún restan cinco o seis puntos por conseguir.
El CCF respira con el poco oxígeno que dan los dos puntos por encima de la línea del descenso. Cádiz, Oviedo, Rayo Vallecano y Girona son los rivales que siguen en un calendario en el que, a priori, todos jugarán por algún objetivo importante. Los resultados de la jornada dan un respiro a los de Carrión, que están a los mismos puntos, 3, del décimo que del vigésimo clasificado. Y con ésas llegará el Córdoba a Carranza para enfrentarse al quinto clasificado. Puntuar ante el cuadro amarillo supondría volver a la euforia de los minutos finales ante el Reus. No hacerlo entra dentro de las posibilidades de un equipo que ha sumado un solo punto a domicilio en lo que va de año. Sin embargo, con todo por decidir los blanquiverdes han encontrado parte del alivio necesario para afrontar la parte decisiva de la temporada.