Medidas desesperadas para una situación límite


Las continuas llamadas a los socios para llenar el Arcángel este sábado dan muestra del delicado momento por el que atraviesa el Córdoba

Piovaccari, desesperado, se lamenta de una ocasión desperdiciada. medidas
Piovaccari, desesperado, se lamenta de una ocasión desperdiciada. /Foto: LVC
Entradas gratis para abonados y un paquete de dos por 5 euros, arengas en los canales oficiales del club y un spot promocional con uno de los jugadores de la primera plantilla son las medidas que el Córdoba Club de Fútbol (CCF) ha adoptado esta semana para tratar de llenar el Arcángel. Una prueba de la delicada situación deportiva que atraviesa el conjunto que dirige Luis Carrión y que, de no vencer al Reus, podría tornarse desesperada. De hecho, la repetida máxima del “partido a partido” la usaba Alejandro Alfaro para no entrar a valorar los choques frente al Cádiz en Carranza, el Oviedo, Rayo y Girona porque sin un triunfo ante el cuadro catalán todo resultaría muy complicado.
Calendario al margen, la conjura para intentar dejar algo de tranquilidad en las gradas del Arcángel viene también de una afición que no quiere sacar del armario los fantasmas del pasado. Así un aficionado, Alejandro Sánchez, emitía recientemente una carta abierta a los jugadores en la que apleba a que comprendieran la frustración de la afición y que entendieran que “el Córdoba y los cordobesistas no merecemos esto”. Y recordaba “a los que creyeron en la remontada en Pasarón, los que estuvieron en los ascensos de Cartagonova y El Alcoraz”, así como a quienes “vivieron las eliminaciones de Figueras, Cornellá, Pucela o Riazor”. Por ello, el seguidor cordobesista concluía que “el fútbol aún nos debe bastante, aunque muchos crean que nos fue devuelto el día del ascenso”. Por lo que terminaba arengando a los “gladiadores” a “sacar esto adelante y si caemos que sea siempre con la cabeza bien alta”.
Los jugadores tampoco han sido ajenos a esta situación. En consecuencia, al término del partido ante el Getafe David Omar Rodríguez, Deivid, valoraba que “no tenemos tiempo para lamentarnos” y expresaba la necesidad de “ponernos a pensar en el partido del Reus”. Un choque que ha catalogado como “una auténtica final, en la que tenemos que ganar sí o sí”. Mientras que Alfaro reconocía, en referencia al encuentro frente al Reus que “nos jugamos la vida”‘. Afirmaciones que dan testimonio de estas medidas desesperadas.