"Entiende mis lágrimas y las de muchos aficionados al final del partido"


Un aficionado emite una carta abierta a los jugadores del Córdoba, donde expone la frustración que siente buena parte de la afición y los anima a "sacar esto adelante"

partido
Aficionados protestan en el encuentro ante el Mallorca.

La afición del Córdoba Club de Fútbol (CCF) no vive sus mejores horas, en el tramo final de una temporada donde el equipo blanquiverde se juega el ser o no ser en la categoría de plata. Así antes del partido contra el Getafe y tras el decepcionante empate ante el Mirandés, un aficionado, Alejandro Sastre, escribía una carta abierta a los jugadores del primer equipo. En la misiva, publicada en redes sociales y que el defensa canario Deivid compartía en las suyas,el seguidor del CCF hacía un llamamiento a la épica y rogaba a los futbolistas que entendiesen sus “lágrimas y las de muchos aficionados al final del partido”, ante el Mirandés.
En la carta, el aficionado realizaba un breve repaso por la historia del club blanquiverde, que ha estado marcada por más sinsabores que alegrías. Por ello, recordaba que “hemos militado, en primera, Segunda, Segunda B, “e incluso, dimos con nuestros huesos en Tercera y a mucha honra”, ya que en esa categoría “es donde verdaderamente se curte el aficionado de a pie y el fútbol se hace más fútbol”. Asimismo, la misiva subraya que “estuvimos 25 años sin jugar en el fútbol profesional de forma continuada”. Ello para incidir en el inesperado ascenso a primera, cuyo “sueño se tornó en pesadilla”.
El descenso y un recorrido por la temporada anterior dan paso a un alegato final en el que llama a los jugadores del CCF a comprender la frustración de la afición y que entiendan que “el Córdoba y los cordobesistas no merecemos esto”. Y apela “a los que creyeron en la remontada en Pasarón, los que estuvieron en los ascensos de Cartagonova y El Alcoraz”, así como a quienes “vivieron las eliminaciones de Figueras, Cornellá, Pucela o Riazor”. Por ello, el aficionado concluye que “el fútbol aún nos debe bastante, aunque muchos crean que nos fue devuelto el día del ascenso”. Por lo que termina arengando a los “gladiadores” a “sacar esto adelante y si caemos que sea siempre con la cabeza bien alta”.