A la desesperada con dos balas en la recámara


La recuperación de Caballero y la inminente reincorporación de Piovaccari podrían ser los revulsivos que necesita Carrión para el partido ante el Getafe

desesperada
Caballero es consolado por Gálvez, a la conclusión del partido ante el Girona en el play-off.

Nueve partidos sin uno de los titularísimos son demasiados para un Córdoba que no anda sobrado en ninguna de sus líneas. Así, una de las pocas buenas noticias para Luis Carrión, en lo que va de semana, habrá sido la incorporación a los entrenamientos del centrocampista Carlos Caballero. Cuando en equipo se enfrenta a una desesperada fase final de campeonato, donde cada partido será una final, contar con el madrileño es un alivio. Máxime cuando su condición física será óptima para este tramo de máxima exigencia.
Caballero ya entrena al nivel de sus compañeros, tras la lesión de grado II-III de la unión miotendinosa del semitendinoso de la pierna izquierda, que sufrió en el Nou Estadi de tarragona. Otra incorporación es la del delantero italiano Piovaccari. Si bien, éste no llegaba a participar en el partidillo final con que concluyó el entrenamiento del miércoles. Tras un mes de ausencia del ariete, el concurso de ambos futbolistas se erige como dos de las pocas balas que tiene el conjunto blanquiverde en la recámara. Mientras que a las mismas hay que sumar el regreso de Antoñito, tras cumplir el partido de sanción ante el Mirandés.
El Coliseum Alfonso Pérez de Getafe será el escenario en el que, el domingo a partir de las 18:00, el Córdoba edite un nuevo capítulo de su lucha -cada vez más desesperada- por mantenerse en los puestos que aseguren su presencia en la Liga 1, 2, 3 la próxima temporada. Una tarea que no será sencilla ya que, además del Getafe que se halla en tercer lugar de la tabla clasificatoria, se deberá medir a otros tres equipos de la zona alta, como son el Cádiz, el Real Oviedo y el Girona. Los otros dos encuentros -uno en casa y otro a domicilio- serán ante rivales directos: el Reus y el Rayo Vallecano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here