El drama que supondría un doble descenso

56

La posibilidad de que se produjese el descenso del Córdoba implicaría que el filial perdiese automáticamente la categoría

descenso
Pedro Ríos se lamenta de ocasión fallada.

Una temporada más que digna y tener prácticamente asegurada la permanencia en el Grupo IV de Segunda B podría no servir al filial para evitar el descenso. De hecho, si la situación clasificatoria del primer equipo cumpliera con las peores expectativas certificaría un panorama dramático, con un doble descenso. El deportivo del Córdoba a la categoría de bronce y el su filial, administrativo, a Tercera.
La trayectoria del filial en la presente temporada ha recorrido un camino sin sobresaltos que, a falta de dos jornadas para el final de la liga regular, ha situado al equipo en el puesto 11 de la tabla, sumando 47 puntos. El último de los mismos lo consiguió en la jornada anterior con un meritorio empate en campo del líder del Grupo IV, el Lorca de David Vidal. Un viejo conocido de la zona técnica que dirige una de las plantillas favoritas al ascenso. Aquel partido dio la medida que ha ido cobrando el equipo blanquiverde que, pese a comenzar perdiendo en campo del primer clasificado, controló el encuentro y alcanzó las tablas en el marcador con relativa solvencia.
El resultado del pasado domingo cobraba más valor, debido a las ausencias de Quiles y Traoré, convocados por el primer equipo. Un mérito que aumenta, al tener en cuenta el cambio de entrenador que el filial sufrió a finales de año, cuando Luis Carrión fue llamado para dirigir a la primera plantilla. Sea como fuere, los méritos deportivos del Córdoba B no serán suficiente aval, si a la postre la actual plantilla de Carrión no cumple con sus deberes en los seis encuentros que le restan para evitar un descenso del que, a falta de seis jornadas, le separa un solo punto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here