La cara y la cruz de un mismo club

34

El mismo resultado que deja al filo del abismo al Córdoba, se erige como trascendental para el filial blanquiverde

Sebas, en un choque con el Córdoba B. Cara
Sebas, en un choque con el Córdoba B. /Foto. LVC

1-1. Idéntico resultado cosechaban este domingo el Córdoba CF y su filial. Un mismo marcador que, sin embargo, muestran la cara y la cruz de los dos equipos del club blanquiverde. La cruz se vivió sobre el césped del Arcángel, cuando Urko Vera empató para el Mirandés en el último suspiro y dejó la tarde en mitad de un aguacero no sólo meteorológico, sino anímico. Y es que los dos puntos que arrebató el colista a los chicos de Carrión deja al enfermo con mal pronóstico y pocas jornadas para la rehabilitación.
El calendario se antoja complicado, con seis partidos a cara de perro y 18 puntos caros. Getafe, Cádiz y Rayo a domicilio; y Reus, Oviedo y Girona en casa, dan forma a un final de campeonato de los que hacen temer lo peor. De los tres desplazamientos que aguardan al conjunto de Carrión, dos son ante equipos que luchan por los puestos de play-off y, en el mejor de los casos, el de Vallecas en la penúltima jornada podría ser ante un equipo que no se juega nada. Mientras que los de casa serán frente a un rival directo, otro que lucha por la promoción y, de nuevo en el mejor de los escenarios, el último partido de la Liga 1, 2, 3 sería ante un equipo ya de primera y, se espera, sin tensión competitiva.
En la cara de la moneda blanquiverde está el Córdoba B. El filial conseguía arrancar un empate de prestigio, a domicilio, ante el líder del Grupo IV -el Lorca de David Vidal- y sin Quiles ni Traoré, convocados por el primer equipo. Para dar más valor al resultado, los pupilos de Romero comenzaron por debajo en el marcador. Sin embargo, el gol de Mattheus -contrarrestado por el de Brian- no supuso más que un leve contratiempo para la cara brillante del Arcángel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here