Una agonía propia de Segunda B


El empate del Córdoba ante el Mirandés compromete la permanencia y deja por delante un horizonte incierto, que podría empeorar si el Gimnástic gana este lunes

Donoso en el terreno de juego Segunda
Donoso se lamenta durante el partido contra el Valladolid

Getafe, Cádiz y Rayo a domicilio; y Reus, Oviedo y Girona en casa, conforman un calendario de final de campeonato de los que hacen temer lo peor. De los tres desplazamientos que aguardan al conjunto de Carrión, dos son ante equipos que luchan por los puestos de play-off y, en el mejor de los casos, el de Vallecas en la penúltima jornada podría ser ante un equipo que no se juega nada. Mientras que los de casa serán frente a un rival directo, otro que lucha por la promoción y, de nuevo en el mejor de los escenarios, el último partido de la Liga 1, 2, 3 sería ante un equipo ya de primera y, se espera, sin tensión competitiva. Por lo que las previsiones auguran una auténtica agonía para evitar el descenso a Segunda B.
18 puntos caros, ante rivales que se juegan tanto o más que el cuadro blanquiverde. El mismo que ha saldado sus dos últimos enfrentamientos, ante el penúltimo clasificado y el farolillo rojo, con dos empates que podrían certificar al conjunto de Carrión como equipo en zona de descenso si el Gimnástic vence este lunes al Reus en casa, en el último encuentro de la jornada. Y es que si una victoria de los tarraconenses sería negativa para los intereses del Córdoba un empate o una victoria a domicilio del Reus, tampoco invitaría al optimismo.
Sea como fuere, los resultados de los rivales de nada sirven si no se sacan adelante los partidos partidos propios. Y al cuadro de Luis Carrión le aguarda el peor contrincante, en el peor momento. El partido del 7 de mayo será trascendental para que los pupilos de Bordalás aseguren los puestos de promoción y sueñen con un ascenso directo que, sin suponer una posibilidad sencilla, tampoco es imposible. Una agonía para un Córdoba que deberá mostrar su mejor cara de Segunda A. O encaminarse hacia el infierno de la Segunda B.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here