La Orquesta recupera en un CD dos zarzuelas cordobesas


Una de ellas se estrenó en 1902 y no ha vuelto a interpretarse hasta 2018

zaarzuela
Presentación del CD '¡Viva Córdoba!'. /Foto: LVC
zaarzuela
Presentación del CD ‘¡Viva Córdoba!’. /Foto: LVC

Un CD presentado hoy recoge dos zarzuelas cordobesas que han sido grabadas por la Orquesta de Córdoba, el Coro de Ópera de Córdoba, las sopranos Berna Perles y Auxiliadora Toledano, y el barítono Javier Povedano. Este registro ha sido un empeño del director de la formación musical, Carlos Domínguez Nieto, quien en los cuatro años que lleva al frente de la misma ha destacado este género en su programación de abono.

En los últimos años se ha podido escuchar ‘El Patio de los Naranjos’, de Pablo Luna; las dos incluidas en el CD y para esta temporada están programadas ‘La leyenda moa’, de Jiménez, y ‘La Chiquita Piconera’, de Villalonga. 

En este caso, como ha explicado el propio Domínguez-Nieto en la presentación del disco, se debe a una visita que hizo a la Sociedad General de Autores de España (SGAE) al poco que fue nombrado director de la Orquesta para conocer qué obra existía en sus archivos relacionada con Córdoba.

Allí se encontró con los papeles originales de ‘¡Viva Córdoba!’, compuesta por Joaquín ‘Quinito’ Valverde como sainete lírico en un sólo acto que se entrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid el 6 de diciembre de 1902, tuvo 20 representaciones hasta el día de Nochebuena de ese año y de ahí pasó al olvido hasta que la Orquesta de Córdoba la recupero en un concierto de 2018.

Esta pieza se completa en el disco con ‘El puñao de rosas’, de Ruperto Chapí. Es una zarzuela de repertorio, más conocida, y que se ha decidido incluir en este disco, debido a que la acción de la misma transcurre en Córdoba.

El disco tiene, además, la singularidad de que se grabó en septiembre de 2020, en plena pandemia de coronavirus, cuando las restricciones sanitarias eran aún muy duras. El registro se realizó en la sala Polifemo del Teatro Góngora y tanto músicos como el coro y los solistas estuvieron en todo momento con la mascarilla puesta. La técnica ha hecho el milagro de que este hecho no se note en el disco.