Belmonte homenajea a las cuidadoras de los patios en su nueva escultura


El artista destaca el reconocimiento "a las verdaderas protagonistas, a nuestras abuelas, madres y a las nuevas generaciones"

belmonte
Inauguración del conjunto escultórico de homenaje a los Patios de Córdoba / Foto: Jesús D. Caparrós

El escultor cordobés completa su trilogía de homenaje a los patios con el monumento inaugurado hoy en la plaza de Santa María de Gracia, en el que las protagonistas son una mujer madura que arregla un tiesto junto a una niña que la observa.

El propio autor ha destacado de este grupo escultórico la «complicidad» que establece este «cruce de miradas» al que se puede sumar el propio espectador al ocupar una silla libre, a modo de ‘photocall’,  que completa la escena junto a un pozo y un arco del que cuelgan las macetas.

Belmonte define este monumento como «un homenaje a las verdaderas protagonistas, a nuestras abuelas, madres y a las nuevas generaciones», porque éste, precisamente, fue uno de los valores sobre los que la Unesco fundamentó en diciembre de 2012 la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Con esta escultura se completa la trilogía que comenzó en 2014 con ‘La regaora’, situada en la Puerta del Rincón. Un año más tarde llegó el abuelo y el niño en Martín de Roa, en San Basilio, y ahora ésta en Santa María de Gracia. El propio Belmonte ha explicado que el proyecto nació gracias al empuje de la entonces concejal Amelia Caracuel y que en un principio comprendía cuatro grupos escultóricos.

En esta inauguración, a la que no han faltado otros miembros de la Corporación, así como familiares, amigos y compañeros del propio Belmonte, el alcalde, José María Bellido, ha resaltado el hecho de que con esta escultura «ganamos un espacio nuevo en la ciudad».

El regidor ha destacado que ‘El pozo de las flores’ sigue el hilo argumental de las dos imágenes anteriores de Belmonte y que, en esta ocasión, se subraya el hecho de la transmisión de conocimientos en torno a los secretos para el cuidado del patio, de generación en generación, como se refleja en este grupos escultórico entre la mujer madura y la niña, Lola y Marta, las dos modelos que también han posado junto al monumento.