La Fundación Thyssen propone un fin de semana con perfomances de lo más original


Del 3 al 5 de junio se desarrollarán actividades artísticas "que dialogan con espacios de renovación social y ecológica"

fundación pasaje
Presentación de 'Pasaje del agua'. /Foto: LVC
fundación pasaje
Presentación de ‘Pasaje del agua’. /Foto: LVC

El arte contemporáneo es así. La Fundación Thyssen Bornemisza Art Contemporary desarrolla del 3 al 5 de junio un programa, denominado ‘Pasaje del agua’, que invita a los cordobeses a participar de propuestas que “ilustran el modo en que el arte ayuda a imaginar formas florecientes de vida, a reparar los imaginarios sociales y a restaurar los vínculos entre clima y creatividad”. 

En estos tres días se va a desarrollar un programa, comisariado por Sofía Lemos y Daniela Zyman, y que viene a completar la exposición ‘Futuros abundantes’ en el C3A, que “presenta aportaciones artísticas cuyas visiones diversas dialogan con espacios de renovación social y ecológica, incitando al desarrollo de nuevas formas de convivialidad”.

Para enseñar todo esto a los cordobeses, va a venir a esta ciudad durante estos tres días artistas vinculados con la Fundación Thyssen, como Madison Bycroft, Léo Landon Barret, Allora & Calzadilla, Nana Pinay, Seba Calfuqueo, Laia Estruch y Lafawndah o Niño de Elche, entre otros.

¿Qué se va a poder ver estos días? Por ejemplo, el día 3, a las 18:30, el artista chileno Seba Calfuqueo, quien “plantea una relación poética y política entre el agua, el cuerpo, la lengua mapuche y la tierra”, como se describe en el dossier de la actividad.

El sábado, por ejemplo, el argentino Eduardo Navarro realizará “una sesión de meditación matinal” en los Sotos de la Albolafia. Allí, “nos invita a imaginar un río moviéndose entre los dedos de la tierra, como las cuentas de un rosario”.

Hay más. El domingo, de nuevo en los Sotos de la Albolafia, a las 10:00, la catalana Laia Estruch realizará “un experimento de investigación sonora y aural” cuyo “diálogo resultante entre humanos y pájaros genera un ecosistema sonoro único, un dueto interespecie, un modo conjunto de cantar el territorio y de expandir la gramática de las interrelaciones”.