Un libro recoge los grabados de la imprenta cordobesa del siglo XVI al XIX


la Biblioteca Central dispone de un valioso patrimonio bibliográfico que no es común en las bibliotecas municipales españolas

grabados libros grabado
Grabado del siglo XVIII. /Foto: LVC
grabados libros grabado
Grabado del siglo XVIII. /Foto: LVC

La Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba ha presentado en la Biblioteca Central, el libro ‘Los grabados en la imprenta cordobesa (1588-1826). Xilografías y calcografías conservadas en los ejemplares de la Biblioteca Central’.

Según informa el Consistorio en una nota, la presentación ha corrido a cargo de la autora, la bibliotecaria María Dolores López-Mezquita, y de los especialistas Julian Solana, Catedrático de la UCO, y Eduardo Peñalver, responsable de Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla.

Sin alcanzar la riqueza y cantidad de otras instituciones de la ciudad, la Biblioteca Central dispone de un valioso patrimonio bibliográfico que no es común en las bibliotecas municipales españolas. Consecuentemente, junto a labores más llamativas de animación y promoción de la lectura, la biblioteca municipal de Córdoba realiza un trabajo continuo de estudio, catalogación, preservación y difusión de su fondo antiguo.

Fruto de esa labor es este catálogo, que constituye un estudio exhaustivo de todas las imágenes incluidas en impresos salidos de talleres cordobeses y existentes en los fondos de la Biblioteca Central.

El ámbito temporal que abarca comienza en 1588, fecha de publicación del impreso cordobés más antiguo de los que conserva la Central -‘Tratado de algunos documentos y auisos, a cerca de la prudencia que el confessor deue guardar, en la administración del sacramento de la confession […]’, de la imprenta de Diego Galván– y finaliza en 1826 con los últimos libros artesanales antes de la generalización de la imprenta industrial.

Variedad de grabados

El repertorio de iniciales xilográficas, ilustraciones, grabados, cenefas y otros motivos decorativos, no es solo interesante por sus cualidades estéticas, sino que tras su análisis detallado, puede seguirse la evolución de los talleres, el intercambio de tipos entre imprentas de la ciudad o externas, los cambios de propiedad de uno de estos negocios e incluso puede ser decisivo a la hora se datar ejemplares sin fecha explícita.

La delegada de Cultura, Marián Aguilar, ha manifestado su felicitación a la autora de este catálogo de grabados y al personal de la Red Municipal de Bibliotecas “por su dedicación y profesionalidad en la difusión del importante patrimonio bibliográfico que se atesora en la ciudad”.

Del catálogo, que ya está disponible su versión en línea en la Biblioteca Digital de la RMBCo se presenta ahora su versión impresa en una tirada muy reducida destinada a instituciones y especialistas.