Hoy arranca Algarabía en Medina Azahara, un ciclo teatral con vocación de continuidad


Rafael Álvarez 'El Brujo' y la compañía de Héctor Urién son las otras propuestas que se podrán ver en la ciudad califal

medina azahara
Actuación de 'La Banda Morisca'. /Foto: LVC
medina azahara
Actuación de ‘La Banda Morisca’. /Foto: LVC

La primera sesión de la primera edición de Algarabía tendrá lugar hoy, a las 22:00, en Medina Azahara, como arranque de un ciclo teatral que cada mes de agosto tendrá su cita en la ciudad califal, como anunció la pasada semana en Córdoba la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, en la presentación de esta iniciativa que busca dinamizar las noches cordobesas del estío.

La intención es reunir cada año en Medina Azahara un grupo de representaciones teatrales que recuerden los tiempos del medievo y para ello, en esta ocasión, se cuenta hoy con el grupo La Banda Morisca que ofrece el espectáculo ‘El mirlo y la gacela’, mañana lo hará la compañía de Héctor Urién con ‘Sherezade. El origen de Las mil y una noches’ y se cerrará Algarabía el viernes y el sábado con la presencia de Rafael Álvarez ‘El Brujo’, quien lleva al escenario de Medina Azahara ‘Crónicas desde el harén. El califato nacido de una noche de amor’, basado en textos de una crónica del siglo X sobre la ciudad califal.

La propuesta artística que trae a Medina Azahara La Banda Morisca es una exaltación de la feminidad, su sapiencia, su fortaleza, su carácter nutricio y de mantenimiento de la tradición y la sabiduría. El papel de la mujer en al-Andalus es crucial para la cultura y el conocimiento, y hoy en día llevamos ese matriarcado impregnado en nuestra sangre.

Lalla es la heredera de las vestales de los oráculos, de las magas de Oriente y las sacerdotisas de la diosa blanca, pero también es la que atesora la mística en el estudio coránico, puede proteger del mal de ojo, y mantiene la fuerza del ojo sobre la mano (mano de Fátima). En el momento en el que se prohíbe todo eso, esa sapiencia queda exclusivamente para los males de amores, adivinaciones, curandería, Buenaventura y demás artes.

Música de época en Medina Azahara

El Mirlo (el músico) desde la distancia, observa y admira a la Gacela (la mujer libre) con perplejidad, y se inspira en sus amores, dedicándole su arte y su intención, como al ser más cercano a la manifestación divina.

Por ello, el repertorio presentado en esta ocasión, es un set de canciones que van evocando progresivamente la diferentes concepciones de personajes femeninos de la historia de nuestra tierra en relación con su entorno o los amorios; navegando entre Romances, Moaxajas, Zejeles, canciones flamencas, Gharnatis o canciones de creación propia.  

La asistencia a estos espectáculos es gratuita previa inscripción en la web del conjunto arqueológico de Medina Azahara.