Alberca propone en su último libro la desobediencia infantil como antídoto a su infelicidad


Considera que el sistema actual proporciona a los niños una falsa visión de un mundo sin esfuerzo, responsabilidades y protagonismo

alberca
Fernando Alberca. /Foto:LVC

Cada vez los niños comienzan a padecer a más temprana edad las disfunciones y trastornos de los adultos”, comenta Fernando Alberca quien lleva a cabo un exhaustivo análisis sobre las nuevas adversidades a las que se tendrán que enfrentar los menores, en el revolucionario libro que acaba de publicar con la editorial Toromítico, El niño que venció a brujas y dragones.

alberca
Fernando Alberca. /Foto:LVC

Y es que, tal y como afirma Fernando Alberca en su libro, el sistema que han implantado tanto padres como educadores no funciona y obstaculiza la felicidad de los hijos y de toda la familia; la escuela es un territorio hostil para buenos y malos estudiantes, y la apatía es uno de los síntomas más comunes en los jóvenes, en muchos casos provocada por las desmedidas gratificaciones que sacian el tope de sus caprichos en un instante, matando de un solo golpe lo que les mantiene vivo: la ilusión y sentirse valioso

“El niño que va a contracorriente del inoperativo sistema que hemos implantado para educarlos es el que goza de una mayor salud emocional, ya que es muy sano no adaptarse a un modelo educacional enfermo”, comenta Fernando Alberca quien aconseja a los menores en este libro el declararse en rebeldía con el sistema educativo impuesto para vencer a esas brujas y dragones que no hacen más que provocar que cada vez haya más niños que mojan la cama, más solitarios, más propensos al suicidio, más insomnes, más dispersos y más crueles con sus compañeros.

La propuesta de Alberca

Dar una solución a tantas adversidades que la educación ha generado en los niños es lo que pretende este estudioso de la infancia después de muchas encuestas y horas de trabajo con niños, llegando a proponer como principal antídoto para combatir estas adversidades la desobediencia a Google, a Disney, a las redes sociales, a los amigos y a los padres y educadores, que con la mejor intención están atrapados en una sociedad y un sistema educativo caduco y erróneo.

Este sistema no hace otra cosa más que proporcionarles una falsa visión de un mundo sin esfuerzo, responsabilidades y protagonismo, así como sin tonos grises en el que “o se quiere todo o si no, nada, o se es perfecto y si no,  se abandona”.

Fernando Alberca es Licenciado en Filosofía y Letras, Máster en Neuropsicología y Educación, Máster en Dirección de Centros Educativos y Máster en Asesoramiento Educativo Familiar.

Es autor del best-seller Todos los niños pueden ser Einstein, un libro que consiguió cambiar la vida de muchos niños con sus revolucionarias teorías que a día de hoy siguen vigentes.