La capilla del Espíritu Santo de la Catedral recupera su brillo renacentista


Con traza de Hernán Ruiz II, conserva obra pictórica de Pablo de Céspedes, Cesare Arbassia y José Saló

capilla
José María Bellido, Bernardito Cleopas, Demetrio Fernández y Juanma Moreno. /Foto: Jesús Caparrós

Tras cuatro años de trabajo, la capilla del Espiritu Santo de la Mezquita-Catedral luce con todos sus valores originales. Desde la traza de Hernán Ruiz II, terminada por su hijo, hasta la obra pictórica de Pablo de Céspedes o de Cesare Arbassia, pasando por la reja de Fernando de Valencia han recuperado el aspecto con el que se concibieron en el siglo XVI, y que en el siglo XIX tuvo la incorporación del tondo del Espíritu Santo pintado por José Saló.

La restauración de la capilla, que se construyó entre 1569 y 1574, ha durado cuatro años y ha tenido un coste de 550.000 euros que han sido aportados al cien por cien por el Cabildo Catedral dentro de la constante labor de mantenimiento del templo y que actualmente cifra en otras actuaciones simultáneas, como la que se desarrolla en las portadas o en la fachada sur.

A este aspecto se ha referido el obispo, Demetrio Fernández, en su intervención, al afirmar que “la Catedral está continuamente con actuaciones de este tipo”, porque “la Iglesia conserva el arte y lo pone al servicio de todos”. 

La inauguración de estas capilla del Espíritu Santo tras su restauración ha contado con la presencia del nuncio apostólico de la Santa Sede, Bernardito Cleopas, quien esta mañana ha participado en Montilla en la fiesta de San Juan de Ávila, doctor de la Iglesia y patrón del clero secular español.

También ha asistido el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla y los consejeros de Cultura y Salud y Familias, Patricia del Pozo y Jesús Aguirre, respectivamente, junto a la práctica totalidad de autoridades locales y provinciales.

Expertos para restaurar la capilla

El equipo de restauradores, capitaneado por Anabel Barrena, ha contado con arquitectos, ingenieros y técnicos en diversas materias que han trabajado ‘in situ’, en la propia capilla. Los únicos elementos que se han desmontado han sido los lienzos de Pablo de Céspedes y de José Saló que se han restaurado en un taller.

Bernardito Cleopas, en sus palabras, ha hecho una constante alusión a la belleza como “una vía para acercarse a Dios”. Ha recordado las palabras del Papa Francisco al señalar que “el arte tiene su gran papel no sólo en el espíritu humano sino también en la evangelización, porque la belleza comparte con la fe una vía común”. 

Ha terminado sus palabras con la frase de Hans Urs von Balthasar de que “la belleza nos salvará”.