El altar de la Virgen de los Faroles mejora sus aspecto


Un andamio situado sobre la acera facilita las labores de limpieza de este retablo callejero del siglo XVIII

virgen de los faroles
Andamios en el retablo de la Virgen de los Faroles. /Foto: JC
virgen de los faroles
Andamios en el retablo de la Virgen de los Faroles. /Foto: JC

Durante estos días se puede ver en la calle Torrijos cómo el retablo de la Virgen de los Faroles se encuentra cubierto de andamios. El descenso en el número de visitantes de estos meses ha sido aprovechado por el Cabildo Catedral para acometer una limpieza integral de este altar de mediados del sigo XVIII que es uno de los enclaves más fotografiados por los turistas que acuden a la Mezquita-Catedral.

Fuentes del Cabildo Catedral han informado de que se trata de un proceso de limpieza integral, donde se va a acometer la eliminación de vegetación en el tejado, así como en la cúpula interior, las rejas o en los 11 faroles, que han sido desmontados.

Este retablo de la Virgen de los Faroles, que debe su nombre a los que lo iluminan, está documentando desde el siglo XVIII con una historia marcada por sucesivos incendios provocados por las velas y las lámparas de aceite. Primero lució un lienzo del Racionero de Castro que ardió al poco de su colocación y fue sustituido por otro de Álvarez Torrado, un experto en la copia de obras del primero.

Una Virgen de los Faroles de Romero de Torres

Este nuevo cuadro de la Asunción de Virgen volvió a arder en la década de los años 20 del pasado siglo y fue cuando el alcalde, José Cruz Conde, encargó a Julio Romero de Torres un lienzo que años más tarde acabaría en el museo del pintor y sustituido por una copia realizada por su hijo Rafael.

En torno a este retablo se celebra desde finales del siglo XIX una verbena cada 15 de agosto, solemnidad de la Asunción, que fue recuperada hace unos años, y que era la la fiera del barrio, en torno a la cual se celebraban los más diversos actos lúdicos.