Teatro musical y familiar este domingo en el Góngora


Es un huracán escénico-musical donde todo lo inesperado e imposible se convierte en magia e ilusión

teatro
'Las cuatro estaciones... ya no son lo que eran'. /Foto: LVC
teatro
‘Las cuatro estaciones… ya no son lo que eran’. /Foto: LVC

El Teatro Góngora de Córdoba ofrece este domingo una función matinal, a las 12,00 horas, dirigida al público familiar de ‘Las 4 estaciones… ya no son lo que eran’, una divertida obra de teatro musical a cargo de la Compañía Che y Moche, veterana en este género.

Según ha indicado el Instituto Municipal de las Artes Escénicas (IMAE) en una nota, el espectáculo está incluido en el ciclo ‘Vamos al teatro’, una iniciativa del instituto en colaboración con la Delegación de Educación e Infancia del Ayuntamiento de Córdoba.

Teatro “climatológico”

El montaje, explican sus creadores, es un concierto y, a la vez, una comedia “climatológica”, con seis músicos-actores que a partir de la música universal de Antonio Vivaldi y su famosa obra ‘Las cuatro estaciones’, introducen al público “de seis a 90 años” en una alocada y participativa historia, y todo ello aderezado por un humor espontáneo, blanco e inteligente. Se trata, señala la compañía, de “un huracán escénico-musical donde todo lo inesperado e imposible se convierte en magia e ilusión”.

Tecnología, tradición teatral, virtuosismo instrumental y humor componen un espectáculo que busca la sorpresa e incita de forma divertida a reflexionar sobre el cambio climático. En el escenario, un cuidadoso trabajo de ‘vídeo mapping’ para recrear las cuatro estaciones del año se mezcla con la música y una manera muy visual de hacer teatro gestual. Todos estos elementos se unen para sumergir a los espectadores en el disfrute de una personal y renovada partitura clásica.

Al frente de los músicos-actores se sitúa la volcánica y expresiva interpretación de Teresa Polyvka al violín, acompañada por Fernando Lleida (saxofón), Elva Trullén (violonchelo), Kike Lera (guitarra), Saúl Blasco (percusión y vibráfono) y Joaquín Murillo (saxo barítono), además de responsable de la dirección y el espacio escénico.