La visión de la mujer desde la óptica libre de Goya, en la Fundación Cajasol


goya cajasol
Exposición 'Las mujeres de Goya' en la Fundación Cajasol. /Foto: Jesús Caparrós

Desde hoy se puede visitar en la Fundación Cajasol la exposición ‘Las mujeres de Goya’, en la que se ofrece hasta el 14 de marzo una selección de las distintas series de grabados del artista aragonés en las que el protagonismo es femenino.

Como ha explicado la comisario de la exposición, María Toral, Goya, además “de ser un retratista de corte y de la nobleza, era un intelectual, una persona libre” que aprovechaba los grabados para plasmar en ellos su visión de las cosas, porque en este terreno “él es más libre, porque hace lo que quiere y deja constancia para el futuro”.

Toral ha seleccionado tanto de los ‘Caprichos’ de la ‘Tauromaquia’ y los ‘Desastres de la guerra’ aquellos grabados en los que Goya se alza como un pionero “al reivindicar la figura femenina dentro del arte”. Además, aprovecha para denunciar la situación de la mujer respecto a la educación, la brujería, la prostitución o el matrimonio de conveniencia.

Goya, testigo de los Sitios de Zaragoza

Goya no necesita que nadie le cuente nada de lo que él plasma en sus grabados. Como gran aficionado a los toros -se cuenta que incluso se probó en una corrida- o como observador minucioso de la vida cotidiana, lleva estas escenas al aguafuerte. De la misma manera, plasma el horror causado por las tropas francesas cuando acompañó al general Palafox a los Sitios de Zaragoza.

El presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, ha resaltado el compromiso de la institución que preside con la cultura, más aún en estos tiempos de pandemia y ha señalado que la programación cultural proseguirá, aunque adaptada a las normas sanitarias de cada momento.

Por su parte, el alcalde, José María Bellido, ha agradecido a la Fundación Cajasol traer a Córdoba esta exposición de Goya dentro de “la colaboración público/privada que da sus frutos cuando se antepone el interés general a los intereses particulares”. Además, se ha centrado en esta muestra al afirmar que lo que ofrecen los grabados de Goya no es algo lejano a nosotros, porque “en países de nuestro entorno hay mujeres que viven una amarga realidad y no pueden disfrutar de sus derechos como en España”.