Los músicos de la Orquesta responden a la Diputación: “Nos ha sentado mal”


"Mientras los políticos firmaban este recorte nuestro, estábamos tocando en Peñarroya muertos de frío porque no había calefacción"

Orquesta de Córdoba
Orquesta de Córdoba. /Foto: LVC

La Orquesta de Córdoba verá alterada su actividad en 2021 por el recorte del 60 por ciento que la Diputación Provincial ha dado a su aportación anual, lo que supone un recorte a la actividad cultural, con las consecuencias que eso conlleva. Hasta ahora el debate ha estado en términos políticos y ahora hablan los músicos a través del presidente de su Comité de Empresa, Diego Barbieri, quien señala que “este recorte nos ha sentado mal porque nosotros hemos cumplido todos los compromisos y no pensamos en un rendimiento”.

Orquesta de Córdoba
Firma del apoyo de la Diputación a la Orquesta en 2019. /Foto: LVC

La contraprestación a los 270.000 euros que la Diputación Provincial dio en 2020 consistió en una serie de conciertos de la Orquesta en distintas localidades, porque “vamos a pueblos a sembrar una semilla cultural para que cale en la población”. Es el concepto tan elemental de entender la cultura como una inversión a futuro y no como un bien de consumo. Barbieri pone un ejemplo bien claro: “La primera vez que fuimos a Lucena fue a un teatrito y ahora tienen un auditorio, y eso no se puede valorar económicamente”. 

La plantilla de la Orquesta de Córdoba no se ha quejado de las condiciones en que han tenido que dar estos conciertos en los pueblos, en plazas de toros, a 40 grados de temperatura, sin acondicionar acústicamente, entre otras incomodidades.

La última actuación ha sido hace unos días, y “mientras los políticos firmaban este recorte nuestro, estábamos tocando en Peñarroya muertos de frío porque no había calefacción, pero nosotros sabíamos que era muy importante estar ahí para darles ese servicio a la gente”.

El presupuesto “más alto de la historia”

La Diputación aprobaba el pasado miércoles su presupuesto para 2021, “el más alto de la historia de la institución provincial”, como calificaban, y los músicos de la Orquesta tienen la sensación de que a ellos se les ha dejado atrás, así como también a todos aquellos cordobeses de la provincia que no van a poder disfrutar de su música.

Orquesta de Córdoba
Orquesta de Córdoba. /Foto: LVC

La polémica por el recorte llegó esta semana a los órganos rectores de la Orquesta de Córdoba, en donde están representados la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento con todas sus formaciones políticas. De forma unánime mostraron su rechazo a través de un comunicado en el que invitan a la Diputación a reconsiderar su postura, y las representantes de PSOE e IU se han comprometido a “encauzar la situación”. 

Ante el escándalo generado por este recorte a la cultura, la responsable de la Diputación, Salud Navajas, explicó mediante un comunicado que “desde la institución provincial estamos abiertos a propuestas que se adecúen a la realidad actual y a las posibilidades de la Orquesta en los distintos municipios de la provincia”.

Esta respuesta, que convierte el trabajo de la Orquesta de Córdoba en un bien de consumo, inquieta a sus músicos. “La cultura es algo que debe ir más allá de lo económico, es un bien social necesario para que la sociedad avance”, argumenta Barbieri, quien añade que su trabajo “no se puede valorar como la gasolina que consume un coche, es algo más etéreo”.

La Orquesta durante la pandemia

Como prueba de esto está la labor desarrollada por la Orquesta durante los días más duros del confinamiento, cuando ofrecían vídeos que demostraban que no sólo sabían reinvertarse y adaptarse a las circunstancias, sino que la cultura es un bien que no tiene precio. “Los vídeos recibieron muy buenos comentarios, también de los políticos de todos los grupos”, recuerda el presidente del Comité de Empresa.

Por último, los músicos confían en una solución a este conflicto y que la Diputación reconsidere su postura. “Necesitamos ir hacia adelante y no hacia atrás, a una era industrial en la que la gente sólo aspiraba a trabajar en las minas”.