Rovira ahonda en las imágenes visuales del ‘Perito en lunas’ de Miguel Hernández


El catedrático explica que el poeta explica así "sus objetivos poéticos, con los que construye su hermetización gongorista y vanguardista"

hernández
Miguel Hernández. /Foto: LVC
hernández
Miguel Hernández. /Foto: LVC

El catedrático emérito de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Alicante, José Carlos Rovira, ha realizado hoy un recorrido por las imágenes visuales de Perito en lunas, “que significan la voluntad de Miguel Hernández por explicar gráficamente sus objetivos poéticos, con los que construye su hermetización gongorista y vanguardista”.

Estas afirmaciones fueron realizadas en el transcurso de la primera jornada del seminario online “Miguel Hernández y el neogongorismo: lectura interpretativa de Perito en lunas”, que organiza la Cátedra Góngora y donde el reconocido filólogo ha participado con una intervención titulada “Góngora, entre poliedros y lunas en el primer Hernández”. 

Al respecto, el conferenciante ha agregado que “este recorrido nos lleva a fijarnos en los significados de algunas octavas a través de dibujos que fue trazando de las mismas e incluso de algún poema como la “Elegía media del toro”, próximo en el tiempo y en la atracción gongorista a la obra publicada en 1933. Las imágenes herméticas que creaba fueron centros de organización del lenguaje posterior y de su transformación.

Miguel Hernández y el ultraísmo

José Carlos Rovira ha explicado que Poliedros fue el primer título que Hernández pensó para Perito en lunas. “Procedía de la inmediata influencia del ultraísmo e incluso es un término que aparece en textos de Rafael Cansinos Assens y Guillermo de Torre como definición de las imágenes poéticas, pero, al margen de esta difícil influencia, lo que nos importa es que un manuscrito identificado con la figura geométrica, que realmente es una cometa, contiene cuarenta versos iniciales de octavas, de las que treinta y dos fueron a parar a Perito en lunas con un orden absolutamente diferente al que los títulos mantenían en el manuscrito primero, ocho las anuló y diez aparecieron nuevas en la obra de 1933”. De tal forma que plantea “si son dos libros diferentes entonces, o el camino para la elección definitiva de la figura de la luna como forma global, natural y cotidiana”.

Carmen Alemany y la importancia de su primer viaje a Madrid 

Por otro lado, la catedrática de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Alicante, Carmen Alemany, quien ha presentado la ponencia “De cómo Miguel Hernández construyó las octavas de Perito en lunas” ha centrado su intervención en la importancia del primer viaje del poeta oriolano a Madrid en su conferencia.  “Es allí donde se percata, a raíz de lo que estaban publicando los poetas del 27, de la importancia de Luis de Góngora para ellos y de la oportunidad que podría darle escribir un libro en octavas reales”, ha afirmado, para continuar diciendo que “será a su vuelta a Orihuela cuando el poeta emprende un arduo aprendizaje poético para llevar a cabo lo que pretendía hacer. Para ello escribirá numerosos borradores con el fin de adueñarse de la técnica literaria: creación de imágenes, metáforas, búsqueda de vocabulario y su copia en los manuscritos, juegos de rimas, etcétera”.

Carmen Alemany ha detallado que Miguel Hernández “a la vez que se va adueñando de la técnica va escribiendo octavas, cuya forma de construcción se centra, fundamentalmente, en tres formas distintas”. Y ha añadido que, para el de Orihuela “no tuvo que ser fácil adentrarse en un tipo de estrofa, la octava, con todos sus requisitos métricos, pero salió airoso de esta tarea y la escritura de esta forma de estrofa fue decisiva para su poesía posterior”. La catedrática de la Universidad de Alicante ha concluido diciendo que “totalmente decisivo fue su primer viaje a Madrid, a pesar de que la sensación para el poeta en ese momento no fue esa, también lo fue aventurarse a escribir unas octavas con claro sabor gongorino”.

Para hoy está prevista la celebración de la segunda y última jornada de este ciclo de conferencias, en el que participarán el catedrático de la Universidad de Extremadura, José Luis Bernal, y el catedrático de Literatura Española de la Universidad de Murcia y profesor emérito, Francisco Javier Díez de Revenga.

La dirección académica de este seminario corresponde a Joaquín Roses, catedrático de la Universidad de Córdoba y director de la Cátedra Góngora, mientras la secretaría académica está encomendada a Beatriz Ruiz Granados, de la misma universidad. En la organización de este ciclo de videoconferencias también participan la Universidad de Córdoba y el Grupo de Investigación de la Junta de Andalucía Góngora y el Gongorismo. Todo ello con la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here