Sebastián de la Obra pide “al público de Córdoba que se apropie de sus espacios patrimoniales”


Los cordobeses "han dicho que la Judería, el Casco Histórico de Córdoba, es para los turistas no para los cordobeses y cuando han faltado los turistas nos encontramos que no está recuperado"

de la obra
Sebastián de la Obra./Foto: LVC

Los museos privados parecen ser los grandes olvidados de esta crisis sanitaria y económica, espacios cerrados situados principalmente en calles repletas de turistas hasta hace unos meses. Espacios como la Casa de Sefarad abren sus puertas para los cordobeses con diversas actividades, previa reserva, o exposiciones como la presentada ayer bajo el nombre de “Elogio a la lectura, leer es una actividad de riesgo”. A este respecto su director Sebastián de la Obra tiene claro que espacios como el suyo deben ser espacios para los cordobeses.

A pesar de que el museo de la Casa de Sefarad permanece cerrado, el espacio cultural ha llevado a cabo diversas actividades durante los meses de septiembre y octubre con gran acogida, lo que ha demostrado a De la Obra que Córdoba tiene ganas de cultura. El futuro se muestra complicado para espacios privados como este que, por el momento, “resiste con sus recursos pero llegará un momento que no sepamos que hacer”. De la Obra expresa su compresión con los poderes públicos “si su esfuerzo está destinado a mantener la salud pública” aunque confiesa que “dejan mucho que desear” con su atención a la cultura. 

De la Obra
Patio de la Casa de Sefarad./Foto: LVC

Aun con todo esto sabe que no toda la culpa es de los poderes públicos sino que considera que “todas las ciudades son muy cicateras y muy acomplejadas y esta lo es” ya que los cordobeses, según Sebastián de la Obra, “han dicho la Judería, el Casco Histórico de Córdoba, es para los turistas no para los cordobeses y cuando han faltado los turistas nos encontramos que no está recuperado por los cordobeses” algo que no es culpa de la pandemia porque “el patrimonio material e inmaterial de una ciudad está para el turismo, para el viajero que nos descubre y nos deja sus recursos y está también para los ciudadanos”.

Toda esta situación refleja un futuro bastante incierto para los espacios privados cuya supervivencia “peligra”, confiesa Sebastián de la Obra. Para el director de la Casa de Sefarad es momento de “adaptarnos y readaptarnos” y deja un mensaje tanto para los cordobeses como para los poderes públicos, “al público de Córdoba que se apropie de sus espacios patrimoniales, que no los considere espacios dedicados al turismo” mientras que a los poderes públicos les pide “que nos cuiden, no que nos den dinero”. En este sentido entiende que la mejor ayuda y forma de cuidar de estos espacios es con “difusión” y “que si entran en contacto turismo con los tour operadores le digan ‘hay un sitio muy especial en Córdoba que habla de la tradición judía'”.

La cultura no es gratuita

Uno de los grandes problemas para Sebastián de la Obra es que se nos ha vendido que la cultura es gratuita, algo “auspiciado por los poderes públicos”. Sin embargo, aclara, “la cultura no es gratuita porque las personas cobran su sueldo, hay que pagar la luz, hay que pagar los impuestos, hay que mantener el patrimonio” además del continuo mantenimiento del espacio que en la Casa de Sefarad debe realizarse cada seis meses “porque es una casa que tiene su origen en el siglo XIV”.

Entorno a esta mentalidad de cultura gratuita De la Obra aclara que “es más fácil cambiar el hábito de quien tiene ganas que cambiar el hábito de quien solo tiene interés”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here