La ‘alerta roja´ del sector de espectáculos y eventos con distancia de seguridad


Alrededor de 300 profesionales del mundo del espectáculo y los eventos se concentraron en Córdoba para alertar sobre su situación laboral

El bulevar, minutos antes de la concentración / Foto: Pepe García Román

 

alerta
Concentración de Alerta Roja en Córdoba / Foto: Pepe García Román

En el bulevar del Gran Capitán, junto al Gran Teatro. Ese fue el escenario de una concentración convocada para el 17 de septiembre y que se llevó a cabo en 28 ciudades españolas, incluida Córdoba, que congregó a unos 300 profesionales del sector del espectáculo y los eventos. Profesionales particularmente perjudicados por la crisis del coronavirus.

Una concentración a la que había que inscribirse previamente porque, quien lo iba a decir, el aforo era limitado. La distopía de las manifestaciones. La ‘alerta roja‘ no es una llamada de socorro  ubicada en España, país especialmente golpeado por la pandemia del covid19, sino un movimiento de carácter internacional en el que, de momento, ya tienen presencia siete países y que en el próximo 30 de septiembre se unirán en un ‘Global Day’ para reivindicar los problemas del sector que también alcanzan al mercado europeo y americano. 

En Córdoba se leyó un manifiesto en el que se solicitaba que las administraciones reconozcan al sector como especialmente perjudicado por la crisis. Pepe García Román, músico y organizador de conciertos y uno de los portavoces en Córdoba, recuerda que “hay familias que no han visto un euro desde marzo”. En La Voz de Córdoba ya nos hicimos eco de esta situación en nuestro podcast El Coro hace algunas semanas.

La cancelación de conciertos está suponiendo otro problema, debido a que las autoridades sanitarias exigen unas medidas muy estrictas para la celebración de los mismos. Técnicos de sonido, iluminación, organizadores, músicos… El colectivo afectado es más amplio de lo que pueda parecer y está completamente desasistido por la misma administración que los regula, sobre todo fiscalmente.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here