Asaja aplaude que las rehalas y las monterías estén protegidas como BIC

129

Afirma que son “una práctica racional y sostenible, necesaria para el medio ambiente, la conservación de la biodiversidad y para restablecer equilibrios biológicos"

BIC rehala rehalas montería Vox
Rehala en una montería. /Foto: LVC
BIC rehala rehalas montería
Rehala en una montería. /Foto: LVC

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores Asaja Córdoba ha valorado muy positivamente que la Junta de Andalucía haya acordado inscribir en el Catálogo del Patrimonio Histórico de Andalucía (Cgpha), como Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de Actividad de Interés Etnológico, las rehalas y las monterías en la comunidad.

  Para Asaja Córdoba, “protegiendo a la rehala y a la montería, se garantiza la actividad socioeconómica y el dinamismo rural ligado a ellas, fijando la población al territorio, y contribuyendo en la lucha contra el despoblamiento rural”.

   Y es que el sector cinegético genera en Córdoba unos 90 millones de euros con más de 30.000 cazadores federados y “son miles los puestos de trabajo que dependen de la caza cada temporada”.

   La organización agraria añade que es “una práctica racional y sostenible, necesaria para el medio ambiente, la conservación de la biodiversidad y para restablecer equilibrios biológicos”, por lo que el acuerdo alcanzado ayer es “un gran logro para el beneficio de la provincia y la comunidad andaluza”.

Monterías y rehalas, “fundamentales para conservar el medio ambiente”

   Hay que tener en cuenta que la actividad cinegética, que cuenta en la provincia de Córdoba con alrededor de 1.500 cotos de caza, entre los de caza mayor y los de caza menor, y algo más de 40.000 licencias de caza, “es un elemento de desarrollo rural y fundamental para la conservación del medio ambiente”. Además, es garante de seguridad en aspectos tan básicos como “el control de especies como, por ejemplo, con el caso de los jabalís”.

   Por otro lado, “esta declaración protege tanto a la rehala como a la montería de los, a veces, injustificados y desmesurados ataques que sufren desde colectivos animalistas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here