Jáuregui reivindica el papel de la abogacía en la Transición


El autor invita "a participar en el gran debate, donde unos hacen y deshacen a su antojo, sin la participación de la ciudadanía"

Manuel Pimentel, José Luis Garrido y Fernando Jáuregui.
Manuel Pimentel, José Luis Garrido y Fernando Jáuregui. /Foto: JC

Tras cinco años de trabajo, el periodista Fernando Jáuregui ha publicado ‘Los abogados que cambiaron España’ (Almuzara) como un acto de reivindicación de aquellos letrados que participaron en la Transición tras las figuras de Adolfo Suárez y Torcuato Fernández-Miranda, quienes “en 11 meses le dieron al régimen la vuelta como a un calcetín”.

Manuel Pimentel, José Luis Garrido y Fernando Jáuregui.
Manuel Pimentel, José Luis Garrido y Fernando Jáuregui. /Foto: JC

Jáuregui amplía su radio de acción al periodo que va entre 1939 y 2017. Más de 80 entrevistas a otros tantos abogados, así como su experiencia como decano de la información parlamentaria, le sirven para poner en pie una estructura que tiene tanto de historia como de análisis de las generaciones que trajeron la libertad.

En el acto, celebrado en el Colegio de Abogados, ha intervenido tanto el decano del mismo, José Luis Garrido, como el editor Manuel Pimentel, quien ha explicado que “los abogados son personas comprometidas, adornadas de un quehacer que ha tenido importancia en el devenir de la libertad y los derechos”.

El autor, además de hablar del libro, no ha escapado a hacer un análisis de la situación actual que atraviesa España, de la que ha dicho que atraviesa “una ruptura tremenda en criterios, estética y actitudes”. Por esto, ha invitado a los presentes -en su mayoría abogados- “a participar en el gran debate, donde unos hacen y deshacen a su antojo, sin la participación de la ciudadanía”, por lo que es necesario que la sociedad mantenga “una actitud crítica y vigilante”.

Sobre la Constitución, Fernando Jáuregui se ha mostrado partidario de la reforma de una treintena de artículos “y mantenerla en pie”, a la vez que ha echado en falta que nadie dé ese paso necesario para “ese abrazo refundacional que necesitamos”.

No ha dejado atrás su opinión sobre la situación en Cataluña y aunque se ha mostrado convencido de que no se va a separar de España, sí ha mostrado su preocupación porque “el ministro de Justicia diga que la sedición es un delito decimonónico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here