José Antonio Rodríguez: “El mayor premio que tengo es el cariño del público y el respeto de los compañeros”


El guitarrista y compositor cordobés abrió el pasado miércoles una nueva puerta al flamenco al ser el primero en tocar en el club de jazz más importante de Los Ángeles, en Estados Unidos

El guitarrista José Antonio Rodríguez. / Foto: Athena Salvador
José Antonio Rodríguez junto a Luis Conte y Abraham Laboriol en el Catalina Jazz Club de Los Ángeles. / Foto: Moon Moosic

Aunque ha cruzado muchas fronteras y es Patrimonio de la Humanidad, aún hay sitios a los que el arte del flamenco no ha llegado y el guitarrista y compositor cordobés José Antonio Rodríguez (1964) ha tenido la oportunidad y el privilegio de llevarlo al Catalina Jazz Club de Hollywood, donde actuó el pasado miércoles. Tras hacerlo, este músico atiende a La Voz de Córdoba para hablar de su experiencia, de su trayectoria y del flamenco en general.

– ¿Cómo se siente tras llevar el flamenco al club de jazz más importante de Los Ángeles? ¿Cómo ha sido la experiencia?

– Pues con una gran satisfacción, después de ver la reacción de las personas que estuvieron anoche, un público variopinto que respondió efusivamente a mi propuesta y, además, respaldado por dos de los grandes de la música como Abraham Laboriel al bajo y Luis Conte a la percusión… ha sido una gozada de concierto. No es la primera vez que me toca abrir al flamenco nuevas puertas. En este caso el Catalina Jazz Club, club con mucha tradición y carisma entre los músicos y para mí especial por ser lo primero que me encontré al venir a Los Ángeles. Estoy muy contento y agradecido al público que llenó esa noche.

– ¿Qué piensan del flamenco en Estados Unidos y otros países en los que usted ha actuado? ¿Hay afición?

– Como sabemos, el flamenco es una de las músicas importantes en el mundo. Está muy valorada, por supuesto, pero aún necesita una ayudita para ser reconocida a nivel popular. Nosotros los profesionales vamos por delante del conocimiento general, es normal, pero además hay un retraso de comunicación entre España y el resto del mundo a nivel medios para lo que es difusión de las nuevas tendencias musicales.

– ¿Lo valoran allí como en España?

– La música es siempre valorada, y aunque no se reconozca el estilo, el alma, los sentimientos y la pasión son internacionales y, ya digo, la música es el lenguaje más universal.

– Desde que el flamenco es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, ¿ha cambiado algo a efectos prácticos?

– La verdad es que no lo sé. Eso fue un reconocimiento por parte de la Unesco y una obligación para los gobernantes andaluces. A nivel profesional es otra cosa.

“No soy conformista. Cada día más me sorprendo por lo que la música me puede dar, me mantiene vivo”

– ¿En este arte nunca se toca techo? Ganó por primera vez un premio en 1981 y sigue usted logrando retos como el de tocar en Hollywood.

– No soy conformista y me mueve la inquietud por la búsqueda. Siempre fui así y así soy. Cada día más me sorprendo por lo que la música me puede dar, me mantiene vivo.

– ¿Por qué decidió ir a vivir a Los Ángeles? ¿Le es más fácil seguir su carrera fuera de España?

– Bueno, esa inquietud que llevo es la que me hace cambiar de vez en cuando para alimentarme con nuevas experiencias. La música es consecuencia de lo vivido y yo necesito vivir diferente para hacer música. Nunca es más fácil estar fuera de tu casa o de tu entorno. Es duro trasladarse a otro país, con otra cultura, costumbres… Pero si tu vida es expresar sentimientos, necesito ese cambio para conseguirlo y es menos difícil afrontarlo.

– ¿Qué le está aportando vivir en Estados Unidos?

– Lo que te he dicho antes, al vivir diferente, siento diferente y expreso distinto y eso, creo, enriquece mi música.

– Usted tuvo siempre claro que quería ser concertista, ¿por qué?

– Sí. Es la disciplina que siempre me enamoró. Sí que es verdad que hoy en día muero con un buen rato de cante, como los que tenemos en fechas puntuales cuando regreso a España con mis amigos Arcángel y El Pele.

“Siempre quise ser concertista pero hoy en día muero con un buen rato de cante con mis amigos Arcángel o El Pele”

– Con la experiencia y trayectoria que tiene, ¿siente que eligió el camino correcto?

– Eso nunca lo sabré, el artista está lleno de dudas constantemente. Lo que sí sé es que he hecho lo que honestamente siento y pienso que es interesante como músico y artista.

– ¿Qué personas y qué experiencias le han marcado en su carrera?

– Muchas, no sabría decirte… Intento sacarle lo máximo a todo. Ahora mismo lo que más valoro es el cariño y apoyo de mi familia y amigos. Y en este día, después del concierto, el estar con dos personas y músicos increíbles como Abraham Laboriel y Luis Conte que me están regresando a una época de ilusión y vida a nivel musical.

– ¿Cómo calificaría su estilo? ¿Qué lo hace diferente del resto de guitarristas?

– Bueno, yo no sabría calificar esto. Siempre busqué mi sonido, mi forma de pulsar, mi forma de entender la música flamenca. Y todo más el tiempo forman tu personalidad. Y también la experiencia, que es la que te da la libertad suficiente para expresar sin prejuicios. Diferente de otros… pues eso la forma de ver la vida y la música. Creo fielmente en la diferencia y aunque pienso en colectivo siempre creo en la individualidad, la personalidad, lo distinto.

– ¿Considera que es usted el típico flamenco?

– (Ríe) Creo que no. No por esnobismo sino porque desde pequeño ya escuchaba a Debussy o Scorpions y, claro, eso no es típico, aunque muera con Vallejo, Fosforito, Morente o Camarón.

“No soy el típico flamenco, no por esnobismo sino porque desde pequeño ya escuchaba a Debussy o Scorpions”

– ¿Se siente reconocido por el gran público, por la masa, o cree que es usted un guitarrista que valoran más los entendidos?

– Me siento reconocido en mi mundo: la música instrumental y el flamenco. No podemos mezclar ese tipo de fanatismos con esta música que es, ciertamente, mas compleja.

– Tiene trabajos para orquesta, para ballet, para cine… ¿Con qué tipo de composiciones se siente más cómodo? ¿Cuáles cree que le han aportado más éxito?

– Componer para cine, teatro o danza me fascina. Todo depende de la producción. Me siento muy orgulloso de mi obra ‘La Leyenda’, que ha recorrido todo el mundo con el Ballet Nacional de España.

José Antonio Rodríguez. / Foto: Athena Salvador

– ¿Qué lugar tiene la guitarra en el flamenco? ¿Está tan valorada como el cante y el baile o es más complicado ganarse la vida al toque?

– La guitarra tiene un lugar propio como parte imprescindible del flamenco. Es la que armoniza, da rítmica y tiene parte importantísima en la evolución del flamenco.

– Usted es profesor de guitarra flamenca además de compositor. ¿Qué es lo que hay que enseñar a los que quieren dedicarse a su profesión?

– Pues mucho. Hay que enseñar teoría, técnica, historia… todo lo que engloba el género del flamenco y una vez aprendido esto se podrá o no, según el talento, innovar o interpretar la tradición.

– ¿Cómo es la generación que viene? ¿Qué mantiene de los veteranos y qué traen nuevo?

– Como todo cambio generacional, será extraño hasta que se asiente y coja su sitio. Y siempre desde el conocimiento el cambio es positivo y necesario.

“La generación que viene tiene que asentarse y coger sitio. Desde el conocimiento el cambio es positivo y necesario”

– La lista de premios que ha logrado es amplia, ¿qué más le gustaría conseguir?

– El premio mayor es el cariño del público y el respeto de tus compañeros, y soy afortunado porque ya los tengo.

– ¿Qué proyectos tiene en mente o ya entre manos?

– Estoy terminando mi próximo trabajo discográfico, que verá la luz en este 2020. Además de mi gira de conciertos. Non stop (ríe).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here