Los grandes artistas que ganaron el Concurso Nacional


Reconocidos flamencos como José Antonio Rodríguez y Javier Latorre cuentan a La Voz la importancia que tuvo para ellos ser premiados en Córdoba, algo que también supuso un “empujón” para El Pele

El guitarrista José Antonio Rodríguez

Francisco Escudero ‘El Perrete’, Florencia Oz y José Fermín Fernández han ganado el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba en 2019 en la que es su vigésimo segunda edición y que culminó este sábado con la gala de entrega de premios. El viernes contaban a La Voz que esperan que este triunfo sirva de acicate y trampolín para llegar lejos en sus carreras como artistas. Y lo cierto es que tradicionalmente el Concurso de Córdoba ha sido un escaparate por el que han pasado grandes estrellas de este arte reconocido como Patrimonio de la Humanidad.

En los orígenes del Concurso de Cante Jondo de Córdoba, en 1956, Fosforito se hizo con todos los primeros premios de las categorías que había entonces. En ediciones siguientes recibieron premios Fernanda y Bernarda de Utrera y La Perla de Cádiz. Antonio y Manuel Mairena, Matilde Coral, José Menese, Moraíto y Paco de Lucía también fueron vencedores en Córdoba hasta 1968.

En 1971 destacaron Beni de Cádiz y La Paquera de Jerez y varios años después pasarían por Córdoba ganando Chano Lobato, El Lebrijano, Manolo Sanlúcar, Luis de Córdoba, Calixto Sánchez, José de la Tomasa, Rancapino, Mario Maya y Paco Cepero.

Las cuatro ediciones de la década de 1980 tuvieron entre sus triunfadores a El Cabrero, El Pele, Concha Calero, Paco Peña, José Mercé, Inmaculada Aguilar, José Antonio Rodríguez, Mayte Martín, Javier Latorre, Vicente Amigo o Manuel Silveria, la mayoría de ellos en lo más alto actualmente.

Del fabuloso ramillete de artistas de esa etapa, La Voz ha hablado con el guitarrista José Antonio Rodríguez, el bailaor Javier Latorre y el cantaor El Pele, que han contado lo que supuso para sus carreras y personalmente triunfar en el prestigioso Concurso de Córdoba. 

José Antonio Rodríguez afirma que “me siento muy orgulloso de tener este premio, no solo por ser de mi tierra sino por los grandes músicos que tienen en sus vitrinas este galardón”. El artista cuenta desde su residencia actual en Los Ángeles que cuando participó en el Concurso Nacional de Cordoba ya venía de ganar el Bordón Minero para concierto de guitarra en La Unión y el primer premio del Concurso Nacional de la Peña Los Cernícalos de Jerez de la Frontera. Pero en 1986 con su triunfo en su tierra finaliza su primera etapa para dar el salto a ser profesional y comenzar una carrera de concertista que ha llegado a lo más alto. El premio en Córdoba le otorgó popularidad a nivel profesional entre compañeros y gente del medio, de manera que obtener este premio es algo “muy importante para cualquier músico flamenco”.

Asegura este cordobés que “fue decisivo en mi carrera y en mi vida” porque se planteó seriamente empezar su carrera profesional ya con el refrendo del “concurso más importante del mundo a nivel de flamenco”. “El año 86 era otra época y se abrían muchas puertas porque te ibas dando a conocer como guitarrista, entonces era un poco más despacio, se abrieron puertas por el prestigio de obtener este premio”, continúa diciendo Rodríguez.

Y en la misma línea se expresa el bailaor Javier Latorre. Para él, en lo artístico, ganar el concurso cordobés significó “un antes y un después en mi carrera porque ya llevaba 20 años bailando pero fueron de formación y diez años en el Ballet Nacional en el que llegué a primer bailarín, pero no era un nombre propio y el concurso me lo dio; a partir de ahí empecé a ser Javier Latorre”. A nivel personal supuso la confirmación “para mí mismo de que podía ser yo, personalmente fue una demostración de que yo podía”.

El bailaor Javier Latorre

Latorre recuerda que en aquella época tuvo presencia en todos los medios de comunicación y hubo puertas que se entreabrieron y a las que “tú tienes que dar el empujón definitivo”. Él considera que ganar en Córdoba fue decisivo en su éxito en cierto modo aunque en el mismo ayudó la formación previa que tenía y el esfuerzo que siempre ha hecho. Eso le ha dado “consistencia y credibilidad”. 

El Pele se muestra más cauto hablando del Concurso y lo que significó para él. “Para mí en aquel tiempo cuando no había tantos medios para estudiar significó un empujón, pero la carrera de un flamenco no la soluciona ganar un concurso, después queda la lucha y el sacrificio de mantenerte”. Pero guarda este cantaor cordobés muy buen recuerdo de “los ratos que pasé y vivencias con todos mis compañeros”.

Igualmente, el guitarrista José Antonio Rodríguez conserva muchos recuerdos. “De jovencito iba a ver el concurso y un poco más tarde me vi yo como concursante y allí tuve la suerte de conocer personas como Antonio el Bailarín y Pilar López y eso fue un placer, el premio de conocer a instituciones que han marcado toda una época, artistas que se daban cita en los concursos aquellos”.

Por su parte, Javier Latorre también tiene muy buenos recuerdos de su paso por el Concurso de Córdoba. Fue “un ramillete de artistas fantástico el que se reunió allí, hoy en día algunos son primeras figuras del flamenco”. Además, el no se lo tomó “como tengo que salir al escenario para que me juzguen, yo soy el primero en juzgarme a mí mismo”.

Tras todos los artistas citados han pasado por Córdoba y triunfado otros flamencos muy de actualidad y con un nivel altísimo, referentes hoy en día como Eva Yerbabunea, Antonio de Patrocinio, Antonio el Pipa, Israel Galván, Fernando Terremoto, Daniel Navarro, Pastora Galván, La Tremendita, Gabriel Expósito, David Palomar, David Pino, Olga Pericet y otros que han ganado en las más recientes ediciones del concurso que están en el futuro del flamenco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here