El grupo Yayla actúa hoy en el Festival de Música Sefardí


La formación está integrada por músicos experimentados dentro del campo de los repertorios de transmisión oral

yayla música sefardí
Grupo Yayla. /Foto: LVC

Dentro del XVIII Festival Internacional de Música Sefardí, hoy jueves, a las 22.00, en el Real Jardín Botánico, actuará el grupo Yayla, proyecto especializado en las músicas de raíz que abarca toda la cuenca mediterránea. Yayla (que en turco significa meseta) es un trabajo conjunto de cinco virtuosos interpretes y compositores que coinciden en la transmisión de la música tradicional como punto de partida para la creación de melodías, ritmos y estructuras frescas, usando instrumentos de diferentes países puestos en escena para ofrecer una amplia gama de sonoridad acústica respetando a su vez el alma de cada uno de ellos.

yayla música sefardí
Grupo Yayla. /Foto: LVC

El grupo lo forman Sara Islan, voz y bendir; Aléxander Pewló, lavta, yayli tanbur, bouzouki y baglama; Natalia Martín, lira de Creta, cucharas, bendir y pandero cuadrado; Renzo Ruggiero, nickelharpa, fretless Bass y santur; y Diego López, benir, tombak, riq, davul, darbuka y daf. Las mesetas anatolias con lugares frecuentados en primavera por pastores nómadas. Ellos se ocupan de llenar estos parajes de melodías de kaval y de cantos mientras los animales pastan. De estos sonidos está repleto el repertorio de música de tradición oral en Anatolia. Las mesetas, lugares de retiro y espera, son la metáfora de una manera de dar un paso atrás, de distanciarse de lo cotidiano, de escuchar sonoridades nuevas y antiguas, y de llevarlas más allá.

Yayla está formado por músicos experimentados dentro del campo de los repertorios de transmisión oral, así como de los universos sonoros tradicionales del mediterráneo más oriental. Yayla es un quinteto dedicado a la música modal y microtonal, que rescata esencias de Creta y otras islas griegas, así como de Bulgaria, Turquía o Irán, para combinarlas con elementos de ornamentación rítmica, improvisación e instrumentación, creando una estética de destacada singularidad. La música microtonal, prácticamente ausente en la música occidental actual, enriquece la composición introduciendo nuevas y más amplias paletas sonoras. Una tradición que bebe de distintas culturas y que nos traslada no sólo a oriente sino también a nuestro propio pasado. La huella del universo musical morisco y judío se ha ido borrando poco a poco en nuestra música con la aparición de nuevos instrumentos y con la progresiva eliminación de todo lo referente a culturas no cristianas, que fueron perseguidas en toda Europa.

Sin embargo, esta huella aún puede sentirse en músicas peninsulares como el flamenco. Descubrir estos mundos sonoros del mediterráneo oriental es también redescubrir nuestras propias músicas, ese crisol original que constituye nuestra historia. Yayla usa esos microtonos, que sí han ido creciendo y evolucionando en la cultura oriental, y se sirve de piezas de la tradición oral griega, turca, búlgara o clásicas otomanas, pasándolas por el tamiz del trayecto musical de cada uno de los miembros de este quinteto. El resultado es un repertorio único, interpretado con instrumentos tradicionales, que respeta a su vez el alma de cada uno de ellos y de cada melodía. Todo con la intención de reflejar así la más pura esencia de esta música, y conseguir que el oyente se sumerja en ella.

El XVIII Festival Internacional de Música Sefardí se celebra del 16 al 22 de junio y lo organiza la Delegación de Turismo del Ayuntamiento de Córdoba con la colaboración de la Red de Juderías de España Caminos de Sefarad y el Real Jardín Botánico. En esta edición incluye las actuaciones de siete grupos: los españoles Memorias de Sefarad (lunes 17); Jesús Parra y el Hombre Folkíbero (martes 18); MoM & Band (miércoles 19); Yayla Ensemble (jueves 20); y Darash (viernes 21), el grupo luso- israelí Al’Fado (sábado 22) y el grupo israelí Diwan Saz, que lo abrió el domingo. Todos los conciertos son de entrada libre hasta completar aforo.