Genial e imperfecto: La faena más cofrade de Finito


Finito de Córdoba y El Juli lograron cortar una oreja cada uno, mientras Morante obtuvo silencio tras matar a sus oponentes

Finito de Córdoba./Foto: FIT
Finito de Córdoba./Foto: FIT

Con media entrada en el coso de Los Califas, la segunda y última corrida de toros de la Feria de la Salud iba a dejar constancia de que, cuando torea en casa, puede pasar cualquier cosa. Y ello a pesar de los astados de Juan Pedro Domeq, flojos y faltos de raza, a excepción del cuarto (lidiado por Finito de Córdoba), que fue lo mejor de la tarde.

Finito de Córdoba./Foto: FIT
Finito de Córdoba./Foto: FIT

Finito abrió plaza (tras un emotivo minuto de silencio en memoria del ganadero Fernando Domecq) con un toro basto al que nunca pudo ligarle los pases y que, tras una estocada trasera, el tendido le agradeció el esfuerzo y le hizo saludar. Como trasera sería también la estocada al cuarto de la tarde, si bien esta vez la faena tuvo más enjundia y cortó una oreja con fuerte petición de la segunda.

Morante de la Puebla./Foto: FIT

La faena con la muleta de Finito al cuarto de la tarde tuvo momentos de genialidad, de un toreo que alternó trazos de obra maestra (en especial, con algunos naturales), alternados con enganchones. Tras recibir un aviso mató a su enemigo, poco después de que la banda del Cristo del Amor hubiera interpretado Mi Amargura, para dar el toque cofrade a la Fiesta y, tal vez, hacer dudar del escenario ideal para que se interpreten algunas piezas.

El Juli./Foto: FIT

En el lado opuesto, Morante poco pudo hacer con sus dos enemigos, que no tuvieron condiciones para sacar nada en limpio y el de la Puebla se marchó de Córdoba con silencio y silencio. Mientras que El Juli estuvo muy por encima de los dos Juanpedros que le tocaron en suerte. Al primero (tercero de la tarde) le cortó una oreja, mientras que después de dos pinchazos mató al que cerraba plaza con un público que le hizo saludar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here