Las calles de Pozoblanco se llenan de pianos


Contaron con intervenciones de grupos escolares complementadas con la participación de dinamizadores del concurso

Pianos en la calle, en Pozoblanco.
Pianos en la calle, en Pozoblanco. /Foto: LVC

El Concurso María Canals Barcelona continúa promocionando la práctica del piano por toda la geografía española después de la celebración de la 65ª edición del Concurso en el Palau de la Música Catalana entre el 23 de marzo y el 4 de abril. Una de estas actividades, organizadas junto a la Fundación Ricardo Delgado Vizcaíno, comenzó el miércoles en Pozoblanco y continuó ayer con la actividad Pianos en la calle, un evento que ya forma parte cada año de la agenda cultural de Los Pedroches. En este sentido, el Teatro El Silo la acogido un concierto de Daumants Liepiņš, el primero después de ser proclamado ganador del Concurso María Canals Barcelona y como parte del Primer Premio Fundación Jesús Serra. Y, desde esta misma mañana, el Concurso María Canals pone a disposición dos pianos de cola en la misma población con el objetivo de llegar a los pozoalbenses y romper las barreras ideológicas que entienden el piano como un instrumento elitista y para virtuosos. “Con este tipo de acciones en la calle todo el mundo puede gozar de la práctica del instrumento más impresionante de todos”, según explican desde la organización del concurso. 

Pianos en la calle, en Pozoblanco. /Foto. LVC

Los pianos estuvieron disponibles en la avenida Villanueva de Córdoba (junto a la Cruz de la Unidad y en la esquina de la calle Mayor) y contaron con intervenciones de grupos escolares complementadas con la participación de dinamizadores del concurso, que ofrecieron una sesión de iniciación al piano. Por la tarde, se programaron actuaciones de alumnos del conservatorio.  

El concierto de Liepiņš celebrado en Pozoblanco es uno de los 30 conciertos remunerados que el María Canals ofrece a los premiados y, en particular, el de la localidad de Pozoblanco se ha formalizado este año, aunque hace tres años ya actuó en la ciudad otro ganador del concurso, José Enrique Bagaría. Desde entonces, se ha promovido la acción de los pianos en la calle, no solamente con la implicación del Concurso y de la Fundación Ricardo Delgado Vizcaíno, sino también con la del Ayuntamiento de Pozoblanco y, en especial, con la del Conservatorio Profesional de Música Marcos Redondo.

El programa del concierto de Liepiņš estuvo conformado anoche por obras imprescindibles para la literatura pianística: la Sonata op. 3, no. 2, de Ludwig van Beethoven y los Études-Tableaux: Op. 33 no. 2 y 4 / Op. 39 no. 6, de Sergei Rackmaninov, la “Danza del molinero”, de El sombrero de tres picos, de Manuel de Falla, las “Quejas o la maja y el ruiseñor” de Goyescas, de Enric Granados y la Sonata op. 26, de Samuel Barber.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here