Una mirada certera al interior de las clausuras conventuales


Rafael Á. Aguilar, autor de 'Clausura. Feminismo radical'.
Rafael Á. Aguilar, autor de 'Clausura. Feminismo radical'. /Foto: JC

El encargo de un reportaje para ABC-Córdoba sobre los conventos de clausura fue el germen que al periodista Rafael Á. Aguilar le ha servido para dar forma al libro Clausura. Feminismo radical (Freshbook) que ayer se presentó en el Palacio de Viana. Aquella experiencia, junto con lecturas de autores relacionados, de una u otra manera, con la vida monacal, circunscrita en un principio a conventos cordobeses, se expandió al poco tiempo a otros cenobios repartidos por la geografía española.

Presentación del libro 'Clausura. Feminismo radical'.
Presentación del libro ‘Clausura. Feminismo radical’. /Foto. LVC

En las páginas de este libro, Aguilar narra en primera persona su vivencia en conventos de clausura tan dispersos y diferentes como los de Daimiel, Malagón, Barcelona, Alba de Tormes, Jerez de la Frontera, Burgos o Sevilla, entre otros. Pese a esta diversidad, la respuesta encontrada tras la reja del locutorio es la de una voz femenina que confirma que su decisión de encerrarse de por vida no es más que la atención a una llamada de amor.

Por Clausura. Feminismo radical pasan conventos cercanos y lejanos, antiguos y modernos, con un buen número de monjas y también escasos de ellas, así como algunos que son testigos de la historia y otros con una trayectoria anodina. Pero en todos ellos hay una constante que no es otra que la presencia a lo largo de los siglos de una comunidad de mujeres que sirven a Dios a través de la oración, lo que se conoce como vida contemplativa.

La clausura es un mundo complejo de entender para quien está fuera de él. Con este libro, Rafael Á. Aguilar busca acercarlo y hacerlo accesible para comprender la voluntad de unas mujeres ejercida con plena libertad, en un momento de la historia en que no se valora lo que supone la entrega, la renuncia, la dedicación de una vida hasta la muerte a algo que no entra en los parámetros de la sociedad actual, como es el rezo del Oficio Divino.

El relato en primera persona no cae en ningún momento en el aburrimiento para el lector, ya que cada capítulo revela su interés desde las primeras líneas. el mundo de la clausura es abordado desde diferentes perspectivas, por lo que ofrece diferentes enfoques, todos ellos complementarios.

En el prólogo del libro, el sacerdote y escritor Jesús Sánchez Adalid afirma que es “un documento periodístico aséptico, limpio y directo”. Además, de la escritura ágil y certera del periodista, sin subjetivismo, la publicación se enriquece con unos capítulos en los que el autor recrea de forma más literaria situaciones confirmadas de primera mano que sucedieron en torno al mundo monacal y que vienen a completar la obra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here