Ana María Vicent, la arqueóloga por excelencia


Ana María Vicent, en un acto en el Museo Arqueológico.
Ana María Vicent, en un acto en el Museo Arqueológico. /Foto: LVC

Ana María Vicent abrió camino a la arqueología en Córdoba en unos tiempos difíciles para las mujeres. Alicantina de nacimiento, llega a la ciudad en 1959 como directora del Museo Arqueológico después de ejercer como profesora en las universidades de Valencia y de Madrid, de haberse formado en Roma y Florencia, con diplomatura en la Universidad de Bolonia. A su regreso, fue profesora adjunta de Prehistoria y Etnología en la Complutense y en 1959 logra acceder por oposición al Cuerpo Facultativo de Archivos, Bibliotecas y Museos con el número uno de su promoción.

Ana María Vicent, en un acto en el Museo Arqueológico.
Ana María Vicent, en un acto en el Museo Arqueológico. /Foto: LVC

Su llegada a Córdoba coincide con el inicio del desarrollismo económico, que en el plano urbanístico tuvo consecuencias fatales en las que Ana María Vicent batalló frente a instituciones, empresarios y quien hiciera falta para defender el patrimonio oculto de la ciudad. A lo largo de los 30 años que estuvo al frente del Museo Arqueológico fueron más de 100 solares urbanos los que se excavaron bajo su supervisión. También lo hizo en la provincia y como fruto de este trabajo se enriquecieron los fondos del noble edificio de la plaza de Jerónimo Páez. 

En 1980 fue nombrada Inspectora Provincial de Yacimientos Arqueológicos, pero buena parte del daño estaba ya hecho, aunque también hay que reconocer que buena parte se recuperó gracias a su trabajo.

Esta labor le fue reconocida con diversos nombramientos, como el de miembro del Instituto Arqueológico Alemán, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría o la Real Academia de Córdoba. También recibió la Medalla al Mérito Turístico, la Medalla de Oro de la Ciudad de Cödoba, la Medalla de Plata al Mérito en las Bellas artes y el nombramiento de miembro de honor del Ateneo de Córdoba.

La actual directora del Museo Arqueológico, María Dolores Baena, publica hoy en el blog de la Consejería de Cultura que Ana María Vicent, “con grandes dosis de valor, modestia y paciencia por igual, desarrolló una ingente labor – difícil de sintetizar en este espacio- en tiempos difíciles no sólo para el Patrimonio Histórico, sino sobre todo para el desarrollo profesional de las mujeres”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here