Rotundo éxito de la apuesta cultural del Cabildo


El obispo preside el estreno del documental 'Mozárabes, la herencia olvidada', que ha contado con la presencia del deán-presidente del Cabildo, el vicario general y varios canónigos

Cabildo
Asistentes al estreno del documental./Foto: Cabildo
Cabildo
Asistentes al estreno del documental./Foto: Cabildo

Hay regalos que se miden en algo más que dinero, aunque el aspecto económico sea fundamental para llevar a cabo iniciativas como la que, en la tarde-noche de este jueves, ha estrenado el Cabildo Catedral. La institución capitular ha patrocinado un documental histórico, Mozárabes, la herencia olvidada, que viene a ser una fantástica aportación y vuelve a dinamizar el apartado cultural de la ciudad.

Y la respuesta de Córdoba al estreno del documental de Jesús Sánchez Adalid ha sido abrumadora. La cola en la calle Torrijos ya era imponente 40 minutos antes del comienzo de la reproducción. Con el aforo completo y mas de medio millar largo de espectadores en el salón de actos del Palacio de Congresos, entre los cuales había representantes de la administración autonómica, así como concejales del Ayuntamiento del Partido Popular y Ciudadanos.

El estreno del documental ha sido llevado a cabo en un acto conducido por el portavoz del Cabildo, José Juan Jiménez Güeto. Asimismo, ha intervenido el alma mater de la obra, Jesús Sánchez Adalid, así como el deán-presidente de la institución capitular, Manuel Pérez Moya, quien ha subrayado que “culto y caridad son los dos pilares del Cabildo, al que hay que sumar la Cultura”. Para añadir que, “hoy, este documental histórico se suma a lo que ya venimos haciendo en torno a la cultura Mozárabe, que en ocasiones ha pasado desapercibida”.

A ello hay que sumar que el estreno ha estado presidido por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, quien ha valorado de forma muy positiva esta iniciativa. En la misma se recoge la historia de los mártires de Córdoba. En este sentido, el prelado ha destacado que, “si queremos vivir y transmitir la fe no lo podemos hacer sin sangre”.