Jean Reno se estrena con el director cordobés Gerardo Olivares


"Estaba muy angustiado por hablar correctamente el idioma, el reto era hablar español y que el publico esté contento conmigo, no sabía si me dirían ¡vete! O ¡quédate!"

Jean Reno./Foto: LVC
Jean Reno./Foto: LVC
Jean Reno./Foto: LVC
Jean Reno./Foto: LVC

El actor francés Jean Reno ha confesado haber estado “muy angustiado por hablar correctamente el español” y que ha tenido que “mirar mucho a los demás compañeros” para saber si lo entendían durante el rodaje de su primera película en español ‘4 latas’ del cineasta cordobés Gerardo Olivares, que estrena este viernes 1 de marzo.

“Estaba muy angustiado por hablar correctamente el idioma, el reto era hablar español y que el publico esté contento conmigo, no sabía si me dirían ¡vete! O ¡quédate!”, ha dicho el actor internacional que se prepara para grabar en Vietnam ‘Da 5 Bloods’, el próximo proyecto de Spike Lee para Netflix en el que compartirá plató con Delroy Lindo y Chadwick Boseman.

En ‘4 latas’ toma el volante de un Renault 4 bicolor, rojo y azul, para interpretar a Jean Pierre, quien junto con su amigo Tocho (Hovik Keuchkerian) y a su hija Ely (Susana Abaitua) atraviesa el Sahara para llegar a Malí y reencontrarse con Joseba (Enrique San Francisco) que está enfermo. “Es una comedia pero detrás hay muchas cosas humanas, para mí el personaje significa nostalgia, es hablar de eso que has tenido cuando eras joven y vas a buscarlo otra vez pero no está, la vida ya ha pasado por ahí”, agrega el actor.

En esto coincide Olivares, que vuelve al cine de ficción luego de tres años con “una comedia muy personal y nostálgica contada a través de tres fracasados de la vida que intentan olvidar todo lo que tienen detrás”, según ha señalado su director a Europa Press.

LA NOSTALGIA DEL RENAULT 4

“Este proyecto nace de un viaje que hice en el año noventa con un Seat Panda por el desierto del Sahara en la frontera con Malí, donde me encontré con uno grupo de franceses que se dedican a comprar coches de segunda mano y a bajarlos por todo el desierto para venderlos por Malí y Níger, quería contar todo ese cúmulo de experiencias en una historia de ficción”, señala.

Para Olivares era importante el coche, que fue creado por la casa francesa hace 55 años. “Yo aprendí a conducir en un cuatro latas, es un coche que me trae buenos recuerdos, he pelado la pava en un cuatro latas, y luego visualmente me gusta como es el cuatro latas, creo que representa muy bien a la película y sus personajes”.

El cineasta ha protagonizado recientemente una controversia por su documental ‘Dos cataluñas’ (2018) de Netflix, que el pasado 12 de febrero ganó el premio Cine para la Paz y la Justicia del festival Cinema for Peace, un galardón al que Olivares renunció debido a la presencia e intervención en la gala de entrega del expresidente de la Generalitat catalana Carles Puigdemont.

Esta vez, el cineasta se adentra en un viaje introspectivo. “Cada vez que voy al Sahara me encuentro que soy yo y que no quiero salir de ahí, así que sí ha sido un viaje personal”, ha agregado en relación a la ‘road movie’.