“Nunca había vivido esa experiencia con el público aplaudiendo al ritmo de la música y en pie”


Una de las grandes apuestas del Cabildo Catedral de Córdoba son su coro y orquesta. Dirigidos por Clemente Mata, este ha estado en fechas recientes dirigiendo a la nacional de Bielorrusia, invitado expresamente para ello. Una experiencia que da la medida del nivel de un músico que, en la siguiente entrevista, relata lo más destacado de la misma.

-¿Cómo ha sido esta experiencia de dirigir conciertos en Bielorrusia?

Clemente Mata./Foto: BJ

-Hicimos un primer concierto, con motivo del primer aniversario de la orquesta y del balé. Estuvieron la orquesta y el coro nacional y estuve dirigiendo tres obras, junto a otros directores rusos. De fuera, estábamos, Juan Carlos Dos Santos (director de la orquesta nacional de Paraguay), y yo. Hicimos un repertorio de música rusa. Había más de 2.000 personas -con el presidente del país- y duró casi tres horas. Por el espectáculo pasaron todos los compositores rusos y se emitió en directo por la televisión nacional.

-¿Cómo le llaman?

-En agosto estuve en una cumbre de directores de orquesta. A las dos semanas me llamó el director de la orquesta de radiotelevisión de Bielorrusia (que es venezolano) y, por mi currículum, me preguntó que si me apetecía ir a trabajar allí con ellos. El Cabildo aprobó el proyecto y fuimos. Hice tres conciertos y grabamos un disco de música que hacemos aquí en la Catedral. Hay dos composiciones mías y del Maestro Gómez Navarro.

-¿Cuál ha sido el momento más especial?

-Cuando terminamos en el Teatro Nacional y, sin saberlo, estábamos tocando en Can can de Offenbach y parecía que estábamos en el año nuevo, cuando la gente empezó a hacer palmas. Para mí fue muy emocionante, porque nunca había vivido esa experiencia de, en mitad de una obra, el público aplaudiendo al ritmo de la música y de pie. No me lo esperaba.

-Llegó a Bielorrusia de una orquesta muy diferente ¿Cómo se prepara?

-Llevando las partituras muy estudiadas. Tuve una sesión (de ensayo) de media hora con ellos en la que tuve que preparar un programa de 40 minutos. Me centré en las partes más complicadas de dirigir. Ellos son músicos muy profesionales y lo que esperan cuando llega un director es que tenga las ideas muy claras.

-No todas las orquestas suenan igual.

-La diferencia de una orquesta con otra se nota, sobre todo, en el empaque de la cuerda y el viento metal. Cuantas más horas de ensayo y más se conocen los músicos, mejor suena, porque el sonido está muy unificado.

-¿Existen diferencias entre un director y otro, dirigiendo a una misma orquesta?

Clemente Mata./Foto: BJ

-Por supuesto. Si la orquesta es de primer nivel, hace lo que el director quiere. Si el director no tiene conocimiento de la obra, la orquesta se pone el piloto automático y toca sin gusto y sin ganas. Si, al contrario, sabe de qué va la obra y se lo muestra a través de gestos pasivos y una serie de técnicas, toca lo que quiere el director. Por eso, nos encontramos orquestas de primer nivel que, dependiendo del director que vaya, suena de una forma o de otra.

-De las orquestas que ha dirigido en Bielorrusia, ¿hay alguna coincidencia con la de la Catedral?

-No he podido llegar a ese nivel de coincidencia porque los repertorios son completamente diferentes. Allí he hecho un repertorio de ellos, típico ruso, por lo que los músicos desde que nacen lo tienen muy aprendido. Si aquí quisiésemos hacer el mismo repertorio, tocarían bien los músicos, pero el sonido que ellos tienen no lo podemos conseguir nosotros. Y pasaría lo mismo a la inversa.

-¿En qué momento se encuentra la orquesta de la Catedral?

-En un momento dulce, porque llevamos tres años haciendo música y hay mucha compenetración y, sobre todo, una amistad que hace que la orquesta suene. Es decir, si los músicos no tienen esa relación -a parte de lo profesional- no llegan a fusionarse los sonidos. Nuestra orquesta, gracias a Dios, está dando un sonido y un nivel bastante alto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here