Así luce iluminado el alminar de San Juan


La empresa Iniciativas y Servicios de Córdoba 2015 SL ha diseñado un alumbrado que resalta los valores arquitectónicos de la torre

La Asociación Centro Histórico de Córdoba presentó en la tarde de ayer, con motivo de la terminación de los trabajos de restauración de la torre-alminar de San Juan de los Caballeros, la iluminación artística que se podrá disfrutar cada noche.

Inauguración del alumbrado artístico de la torre-alminar de San Juan. /Foto: JC
Inauguración del alumbrado artístico de la torre-alminar de San Juan. /Foto: JC

Esta iluminación ha sido instalada por la empresa Iniciativas y Servicios de Córdoba 2015 SL, cuyo responsable, José Carlos Pérez, ha explicado que con la misma se resaltan los valores arquitectónicos de la parte superior del alminar, que es donde se encuentran los arquillos cegados así como los dos arcos con las dovelas de ladrillo rojo. Aún faltan algunos retoques para realzar aún más el trabajo realizado y será el traslado del paso de cebra que hay bajo el alminar, así como la bajada de potencia de los faroles más cercanos a la misma, para amortiguar el impacto lumínico.
En la inauguración de este alumbrado ha asistido, además de los miembros de la Asociación Centro Histórico de Córdoba, el concejal de Presidencia, Emilio Aumente; el delegado en funciones de Cultura, Francisco Alcalde, y el arquitecto Francisco Vázquez Teja, entre otros.
La restauración de esta torre-alminar ha sido una iniciativa de la Asociación Centro Histórico de Córdoba que ha conseguido recabar ayudas de la Congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, la Diócesis, la Universidad, y el Ayuntamiento de Córdoba, en concreto de la Concejalía de Presidencia.
En estos últimos meses el monumento ha recibido un preciso y cuidadoso tratamiento en sus cuatro caras, en una superficie de más de 160 metros cuadrados. Se ha primado la aplicación de morteros y materiales tradicionales y el respeto a la imagen arquitectónica de este edificio milenario, así como a sus distintas fases de transformación (que puede visualizarse, ahora, en distintos segmentos del bien; como por ejemplo, la variedad cromática del mortero en los huecos de los arcos cegados que atiende a la posibilidad de percibir sus distintas intervenciones constructivas históricas). Entre otros aspectos, se ha procedido al cosido y sellado de grietas, que por doquier, amenazaban su integridad, se han eliminado diversas patologías de sus materiales y se ha revertido el proceso de deterioro de sus sillares, ladrillos y revestimientos para garantizar adecuadamente su conservación estructural y estética. Con todo, se ha conseguido liberar a la torre-alminar de la malla metálica “que ha pervertido su visión y disfrute por parte de la ciudadanía, durante los más de veinte años que ha afeado, día tras día, la dejadez en que se encontraba tan relevante bien de interés cultural”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here