Así era la Mezquita-Catedral hace siglo y medio


Antonio Jesús González ha reunido 60 "incunables" que ofrecen la imagen del templo en los primeros tiempos de la fotografía

La exposición inaugurada en las naves de Alhakén II con unas 60 fotografías comprendidas entre 1857 y 1881 ofrece las imágenes objetivas más antiguas que se conservan de la Mezquita-Catedral y que aquí están agrupadas, y también publicadas en un libro bajo el título El laberinto de columnas, fruto del trabajo del investigador de la historia de la fotografía en Córdoba Antonio Jesús González.

Inauguración de
Inauguración de ‘El laberinto de columnas’ en la Mezquita Catedral. /Foto: JC

En el acto de apertura, el deán del Cabildo Catedral, Manuel Pérez Moya, ha explicado que tanto el libro como la exposición “presentan fotos de una gran belleza histórico artística”, así como también se percibe “el paso de la historia y la huella de los nuevos artífices, como los arquitectos conservadores de este edificio”. Al recorrer la exposición, ha añadido, se advierte la importancia de “un edificio que se ha caracterizado por su viveza y por su dinamismo”.
Por su parte, Antonio Jesús González, ha agradecido al Cabildo Catedral y al Foro Osio que acogiera esta iniciativa para mostrar estas 60 fotografías, que son las más antiguas que se conocen y que en su mayoría son inéditas. El propio González las califica de incunables, y las ofrece perfectamente clasificadas, no sólo cronológicamente, sino también por técnica de realización. En su intervención, ha destacado que las  fotografías expuestas “son el legado” de unos compañeros que en el siglo XIX hicieron este trabajo que con el paso del tiempo se han convertido en auténticos documentos de alto valor.
La exposición está situada en las naves de Alhakén II, muy cerca, precisamente, del punto exacto en el que se realizó la primera fotografía realizada en el interior de la Mezquita-Catedral, una operación bastante compleja en aquel momento tanto por la escasa iluminación del templo como por la dificultad técnica de una fotografía que aún daba sus primeros pasos. “Es emocionante que las fotografías vuelvan al cabo de 160 años al sitio en que se hicieron”, ha añadido.