María Dueñas o el rigor al escribir una novela

76

La autora de 'El tiempo entre costuras' presenta en la Librería Luque su última obra, ambientada en la colonia española en Nueva York en los años 30

La escritora María Dueñas llegó tarde al mundo de la escritura. En 2009 se inicia su triunfal carrera con El tiempo entre costuras y después vendrían Misión olvido (2012) y La Templanza (2017). Ayer estuvo presentando en la Librería Luque su última obra, Las hijas del capitán, ambientada en la colonia española de emigrantes en Nueva York. El éxito de sus obras, algunas de las cuales han sido llevadas a la pantalla, se basa en un método de trabajo basado en el rigor de la documentación a la hora de plantear la obra, como explicó ayer a un grupo de lectores en la Luque.

Rafael Osuna y María Dueñas, ayer en la Librería Luque.
Rafael Osuna y María Dueñas, ayer en la Librería Luque. /Foto: JC

Dueñas ha explicado que su sistema de trabajo se baja en una rigurosa fase de documentación, de la que dijo que “es la mejor parte de escribir un libro”. En primer lugar ha comentado cómo centró su atención en la colonia hispana que en las primeras décadas del siglo XX emigró a Nueva York y que llegó a ser de 40.000 personas registradas, y sobre la que ha realizado “una labor de arqueología para saber qué fue de ese mundo”. El primer paso fue contactar con emigrantes españoles que ahora cuentan con 80 o 90 años y que en la década de los treinta eran niños y que le han relatado cómo era su día a día, no exento de dureza. También ha contado para escribir Las hijas del capitán con la colaboración de investigadores españoles que trabajan en el fenómeno de la colonia hispana neoyorquina y, por último, el diario La Prensa, dirigido por el español José Camprubí, hermano de Zenobia, ha sido la base de datos definitiva al ser el órgano aglutinador de todos los españoles, así como por ofrecer una cantidad de información sobre los mismos a través de esquelas, anuncios, notas sociales, etcétera. “Todo esto ha servido para poner los cimientos y los pilares del libro”, ha señalado Dueñas. Posteriormente la ficción ha sido el revestimiento y la decoración. Así, ha señalado que en la novela aparecen personajes reales, como el conde de Covadonga, hijo de Alfonso XIII, o el músico Xavier Cugat, y ha hecho que sea la ficción la que se amolde a la realidad.
Dueñas ha relatado al auditorio que tiene muchos recuerdos cordobeses de su infancia. Sus padres se conocieron en Córdoba, de donde era su familia materna y a donde acudía con frecuencia a visitar a sus abuelos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here