Declaran monumento el Convento de Santa Isabel de los Ángeles


El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprueba inscribirlo en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural

Convento
Convento de Santa Isabel de los Ángeles./Foto: LVC

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado este martes inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento, el antiguo Convento de Santa Isabel de los Ángeles, en Córdoba. Este edificio, destacado referente del centro histórico de la ciudad, comenzó a construirse en 1491 para acoger a la primera comunidad descalza franciscana femenina de Andalucía.
El conjunto, que se organiza en torno a siete patios y conforma un lateral completo de la plaza Conde de Priego, sobresale por su fachada principal y por la iglesia, en la que intervinieron importantes arquitectos como Juan de Ochoa o Sebastián Vidal, así como por el claustro y el coro bajo de las monjas.
En la fachada principal se sitúa la entrada al recinto desde la calle Santa Isabel, a través de una portada adintelada en cuyo frontón se ubica un relieve de la Visitación de la Virgen a Santa Isabel, obra del escultor sevillano Pedro Roldán hacia 1680. La entrada está flanqueada también por pilastras adinteladas que se rematan con los escudos de los marqueses de Villaseca, fundadores del cenobio.
De la iglesia también destaca su portada, realizada en piedra, enmarcada por pilastras jónicas y rematada con un frontón curvo sobre el que figura otro relieve de la visitación. Este templo, el espacio de mayor interés de todo el conjunto, tiene planta rectangular de una nave, cabecera plana y una bóveda esquifada decorada con yesería.

RELIEVES LABRADOS Y CAPILLA GÓTICA

Entre otros elementos de valor artístico, el templo cuenta con relieves labrados por Bernabé Gómez de los Ríos en 1655, el retablo mayor atribuido a Sebastián Vidal (siglo XVII) y otros cinco, anónimos y realizados entre el XVII y el XIX. Sobresalen también los coros alto y bajo, abiertos a la nave central a través de amplias ventanas con rejas y celosías. El último de estos espacios se configura como una sala rectangular dotada de columnas con capiteles de acarreo, de época tardorromana. Su interior alberga una capilla gótica con bóveda nervada, además de dos retablos del siglo XVIII, anónimos, y un órgano de madera policromada.
En cuanto a las dependencias conventuales, destaca el patio principal, de planta cuadrada. En su planta baja presenta galerías perimetrales de arcos de medio punto sobre columnas y capiteles de acarreo enmarcados en alfiz de tradición mudéjar, mientras que en la superior los capiteles son toscanos. Otro patio de interés es el de San Rafael, el de mayores dimensiones, con planta baja ciega y cuerpo superior con arcos de medio punto sobre columnas y entablamento de estilo toscano. El conjunto se completa con el refectorio, el obrador, las celdas, la cocina, la sala de labor y diversos despachos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here