Así ha quedado el Gran Teatro tras la reforma


El Gran Teatro abrirá sus puertas el próximo viernes con el ballet de Víctor Ullate y será el momento en el que los cordobeses puedan apreciar los cambios en el histórico edificio gracias a la reforma realizada desde el pasado mes de diciembre y que ha tenido un importe de 500.000 euros.

Los trabajos han consistido fundamentalmente en mejorar la accesibilidad en el interior del coliseo y para ello se han eliminado las barreras arquitectónicas existentes en el vestíbulo, siempre de acuerdo con la Consejería de Cultura debido al alto grado de protección del edificio.
Como ha explicado el arquitecto responsable del proyecto, Rafael Castejón, se han ampliado los pasillos y las puertas de los palcos y plateas han pasado de 60 centímetros a 82 para permitir el paso de sillas de ruedas. Además, también se ha incrementado el espacio de los palcos y plateas, que ahora tienen diez localidades.
El suelo tanto del patio de butacas como de los palcos y plateas, que hasta ahora era sintético se ha sustituido por una tarima flotante, que mejora la sonoridad, según Castejón.
Con motivo de estas actuaciones se ha aprovechado la ocasión para pintar tanto las paredes del Gran Teatro como el techo, así como para limpiar la monumental lámpara. También se han sustituido los ascensores para facilitar el acceso a las plantas superiores de las personas con discapacidad.
La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha visitado estas obras en el Gran Teatro, que están a punto de concluir, y ha afirmado que “si la cultura no pasa por la accesibilidad no tiene futuro”.
Las obras de reforma para mejorar la accesibilidad en el Gran Teatro se realizan en base a un mandamiento judicial tras la queja de una persona que se quejó de las dificultades de acceso al interior del mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here