Una exposición fotográfica para visibilizar la violencia machista


"La muestra tiene la intención de visibilizar esa violencia machista centrándose en el dolor invisible y en el daño psicológico de las mujeres maltratadas"

Simulación de violencia de género. condenado cabezas
Simulación de violencia de género. /Foto: LVC

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) organiza desde el día 3 hasta el 8 de octubre, en colaboración con la Diputación de Córdoba, que acogerá la muestra, una exposición fotográfica que bajo el título ‘Cicatrices del Alma‘ trata de “visibilizar la violencia machista a través del dolor invisible de las mujeres que sufren violencia de género”.
Así lo ha la coordinadora provincial del IAM, Ana Díaz, quien ha agregado que “la muestra tiene la intención de visibilizar esa violencia machista centrándose en el dolor invisible y en el daño psicológico de las mujeres maltratadas que en ocasiones cuesta percibir”.
En esta línea, la coordinadora provincial del IAM ha considerado que “nos hace ver que más allá de las heridas físicas que se curan, están las internas, ocasionadas por las humillaciones, insultos, vejaciones, amenazas, aislamiento que muchas veces no vemos”.
Cada una de las fotografías que la autora, la fotógrafa Emma Alcalá, ha seleccionado para la exposición han sido realizadas a mujeres víctimas del terrorismo machista. Alcalá para la creación de cada imagen ha escuchado cada una de las historias de estas mujeres, eligiendo para la fotografía una zona de su cuerpo o la totalidad del mismo.
De esta manera, la parte del cuerpo desnudo que ha sido fotografiada la utiliza la autora para expresar el dolor interno de cada mujer. Así, según la coordinadora provincial del IAM, “las fotografías transmiten las cicatrices del alma y el sufrimiento a través de un roto urbano, de una textura que podemos encontrar en la calle, como una pared deteriorada” para transmitir que “tanto el dolor interno, resultado de la violencia de género, como una pared rota, pasan desapercibidas por la mayoría de la gente porque o bien nos acostumbramos a verla o bien el dolor está escondido, por lo que en ambos casos se invisibiliza a los demás”.
Finalmente, Díaz ha hecho hincapié en que “todas las protagonistas de las fotografías tienen vivencias con una emoción común, el terror, un dolor del alma que en los momentos más intensos pueden localizarlo en pecho, espalda, cabeza, estómago o entrañas” y ha recordado que “cualquier mujer que nos rodea puede se víctima de violencia de género y está en nosotros mismas tener la sensibilizad para ver ese dolor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here