Joaquín Pérez Azaústre: “No creo que la poesía pueda cambiar el mundo, pero sin ella sería un lugar más inhóspito"


En el mundo de las letras cordobesas contemporáneas, uno de los nombres que brillan por encima de la mayoría es el de Joaquín Pérez Azaústre. Y lo lleva haciendo durante casi un cuarto de siglo. Una vocación, hecha profesión, que ejemplifica una de las afirmaciones que el poeta vierte, en la siguiente entrevista: “sin ella (sin la palabra) el mundo sería un lugar más inhóspito, y ya lo es bastante”.
Una experiencia vital intensa y comprometida que, a Pérez Azaústre le ha valido para obtener el premio del Ateneo de Córdoba, la afamada Fiambrera de Plata. Sobre esta distinción, su trayectoria y, sobre todo, la Poesía reflexiona este reconocido escritor cordobés.
-¿Qué sintió al conocer que le habían otorgado este reconocimiento?

azaústre
El poeta y novelista Joaquín Pérez Azaústre en una librería./Foto: LVC

-Una gran gratitud. Porque de alguna manera el jurado estaba reconociendo mi vínculo con la ciudad, como ciudadano y como escritor. Y cuando llevas tanto tiempo viviendo fuera, como es mi caso, eso se agradece mucho. Es especialmente entrañable por quienes lo han ganado antes, grandes nombres, pero también gente muy vinculada con la manera de entender la cultura como acción social en la ciudad. Y eso me reconforta.
-Durante su trayectoria ha recibido muchos e importantes reconocimientos ¿Qué tiene éste de especial?
-Que me lo den en mi ciudad y que no sea por un libro de poesía o una novela, sino por una trayectoria, por mi vinculación con la cultura y con Córdoba. Además, los otros galardonados también es gente que quiero o admiro, o las dos cosas. Poder volver a Córdoba y recogerlo en compañía de mi familia y amigos es lo más importante.
-Es una muestra de cariño de la ciudad ¿Le da una dosis mayor de responsabilidad?
-Es posible. Pero esa responsabilidad la sentí desde que publiqué mi primer artículo en Diario Córdoba, en 1994.
-Es profeta en su tierra, en una ciudad donde no es sencillo.
Yo no me siento así. Me siento querido, eso es verdad. Y eso es más que suficiente.
-Se premia, en cierto modo, una trayectoria vital. Desde que comenzó a escribir hasta hoy, en qué ha cambiado.
-Bueno, supongo que mi entusiasmo juvenil se ha ido atemperando con los años. Con la erosión de la vida. Sigo creyendo en el poder redentor de la palabra, sigo creyendo en la poesía. No creo que pueda cambiar el mundo, como lo creía con 18 años, pero sí creo que sin ella el mundo sería un lugar más inhóspito, y ya lo es bastante. Aspiro a contribuir humildemente a que siga encendida esa llama para quienes vengan después.
-También se reconoce a la Poesía. ¿Cómo es de importante en la vida?
-Fundamental. No sólo por escribir la propia o por analizar la ajena para distintas plataformas culturales, sino sobre todo por leerla, porque sea la savia que alimenta mi vida. Que la poesía forme parte de tu cotidianeidad es una riqueza difícilmente superable. Es como disfrutar de la música, de la pintura, que formen parte de ti, que puedas experimentarlas y compartirlas con la gente que amas. Es una razón de vivir, y al mismo tiempo nos ayuda a vivir con mucha más plenitud. Es una bendición.
-¿A quién, o quiénes, les dedica este reconocimiento?
-A mis padres, a mi mujer y a mi hijo. A toda mi familia. A mis amigos. Y a la gente que me lee.
-¿Qué proyectos tiene por delante Joaquín Pérez Azaústre?
-Estoy con una novela, como siempre, en fase de postproducción. Pero sobre todo vivir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here