La Orquesta de Córdoba graba a Pablo Sorozábal


El disco se enmarca dentro del 25 aniversario de esta formación musical y en esta ocasión la dirección corre a cargo de José Luis Temes

La Orquesta de Córdoba, después de diez años sin pisar un estudio de grabación, ha presentado su último disco, Los cinco ballets de Pablo Sorozábal, una grabación que se enmarca en el 25 aniversario de esta formación musical.

El compositor Pablo Sorozábal, en enero de 1988.
El compositor Pablo Sorozábal, en enero de 1988. /Foto: LVC

En nombre de la Consejería de Cultura, el delegado, Francisco Alcalde, ha expresado su felicitación y agradecimiento a quienes hacen realidad esta obra discográfica: al maestro Pablo Sorozábal, por su genio musical; a su familia, representada por su nieta, Teresa Sorozábal, al maestro José Luis Temes, por esa reciprocidad afectiva con Córdoba y su Orquesta, al Ayuntamiento de Córdoba, en la persona de David Luque, y a la Orquesta de Córdoba por sus siempre brillantes interpretaciones.
Para Alcade, la edición de este CD es el mejor testimonio sonoro de su excelente producción y calidad instrumental en este último cuarto de siglo. El CD incluye las cinco obras que compuso Sorozábal para ser danzadas: Paso a Cuatro. Sin duda el de mayor difusión y celebridad, que fue compuesto por Sorozábal a requerimiento de Antonio el Bailarín, y que se estrenó en el Generalife de Granada, en el Festival de Música y Danza de 1956; Capricho español. Una obra de carácter bailable por su alegre ritmo de bolero, que además de ser el primer ballet que compuso el maestro donostiarra, también se trata de su primera composición cronológica como él mismo señala en su catálogo, pues data de 1919; Comedieta. Este ballet lo compuso Sorozábal en memoria de su esposa, Enriqueta Serrano. La partitura, articulada en dos cuadros y un intermedio, es prolija en indicaciones coreográficas para su puesta en escena, pues los fragmentos y sus transiciones están cronometrados, como si de una banda sonora cinematográfica se tratara. En Paso a dos, nos encontramos con una reinstrumentación que Sorozábal hizo a la partitura de canto y piano de Pepita Jiménez, de Isaac Albéniz. Se trata de una obra para lucimiento dramático y coreográfico y que fue estrenada en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, en 1978. Y, por último, Vino, Solera y Salero. Composición en plena madurez del autor, en la que los tres bailarines protagonistas, con un sencillo argumento acompasado por los tres solos instrumentales (violoncello, clarinete y fagot), hacen salir a escena a los duendecillos de las cubas de la bodega, para que todos juntos bailen en brillante bolero final. Vino, Solera y Salero, música para ballet firmada en 1979, fue estrenada por la Orquesta de Córdoba el 21 de noviembre de 2013, bajo la dirección del maestro José Luis Temes.
Pablo Sorozábal, está considerado como un genio universal de la música española: violinista, director y especialmente compositor de los éxitos más rotundos de la Zarzuela, como Katiuska, La Isla de las Perlas, Adiós a la Bohemia, La del Manojo de Rosas, o la Tabernera del Puerto, entre otras; además, la incursión en la ópera dramática de gran formato con su obra Juan José.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here