Critican la imagen de “abandono” de algunos monumentos del casco histórico


Reclaman también la limpieza de las murallas del Alcázar Viejo, donde "existen cascotes de cemento de obras, cristales rotos, cartones, ropa y hasta un colchón abandonado".

Estado actual del monumento a los enamorados.
Estado actual del monumento a los enamorados. /Foto. LVC

La Plataforma por Córdoba ha denunciado “el deterioro” en que se encuentra el monumento a Wallada, a los enamorados o de las manos, como también se conoce, situado en Campo Santo de los Mártires. Esta situación se ha comunicado a la Concejalía de Infraestructuras del Ayuntamiento “para que se proceda al pegado de las baldosas que faltan en sus escalones, antes que desaparezcan los mármoles y sea más caro su arreglo”.
El deterioro sufrido por este monumento ha sido en los últimos tres años, ya que se restauró a finales de 2014 gracias a una iniciativa puesta en marcha en aquel momento por Sadeco, bajo el mandato de José Antonio Nieto como alcalde, denominada Apadrina un monumento, y que consistía en la búsqueda de patrocinadores para la restauración de diversos monumentos repartidos por el casco urbano. La actuación, desarrollada por la empresa Tierra Creativa tuvo su intervención más llamativa en la restauración del Cristo de los Faroles, realizada entre febrero y abril de 2015 y que recuperó la policromía de los distintos tipos de piedra en que está realizado. También se actuó en los monumentos de Al Gafequi, Averroes o Martínez Rücker, entre otros.
De otro lado, Plataforma por Córdoba ha solicitado a Sadeco que proceda a la limpieza del suelo junto a las murallas del Alcázar Viejo, “en cuyo descompuesto que lo cubre, existen cascotes de cemento de obras, cristales rotos, cartones, ropa y hasta un colchón abandonado”; así como elimine pintadas incívicas en los paramentos contiguos. De otro lado, se le ha instado a que proceda a capturar la comunidad felina que reside en la noria de la albolafia, pues las personas les arrojan alimentos con los envases incluidos y el edificio del dicho molino, que es imagen del propio escudo de nuestra urbe, “aparece como un estercolero de plásticos, así como la base fluvial circundante”. “Todo lo dicho se encuentra en el corazón turístico de Córdoba, siendo el abandono y la desidia la imagen que se proyecta de una Ciudad que tiene en su monumentalidad el sustento de muchas familias”, añaden.