Kiti Mánver, una mujer despechada en el Teatro Góngora


El montillano Juan Carlos Rubio es el autor de la adaptación teatral de una novela francesa de principios del siglo XIX de Constance de Salm

El Teatro Góngora acoge hoy Sensible, la adaptación escénica realizada y dirigida por el cordobés Juan Carlos Rubio de una novela de Constance de Salm, escritora francesa del siglo XIX. Protagonizado por Kiti Mánver y Chevi Muraday, bailarín y coreógrafo, el montaje une teatro, danza y música para mostrar un retrato del amor como forma de destrucción.

Kiti Mánver y Chevi Muraday en
Kiti Mánver y Chevi Muraday en ‘Sensible’. /Foto: LVC

La obra sumerge al espectador en el torbellino de sentimientos que vive una mujer madura y acomodada cuando, a la salida de la ópera, ve a su joven amante subir al coche de otra dama. Despechada y herida, recorre a lo largo de un intenso día todas las etapas de un calvario que la conduce a una espiral de desenfreno al intentar recuperar la atención de su enamorado. La protagonista de esta historia despliega una inmensa gama de emociones, sueños, frustraciones, obsesiones, ironía, dolor y humor, algo “que sólo podría surgir de la mente de otra mujer”, destaca Juan Carlos Rubio, que hasta ahora únicamente había trabajado como director con textos escritos por hombres. “Con Sensible encontré la posibilidad de salir de ese error”, señala. El creador cordobés acaba de recibir el premio de Canal Sur Radio y Televisión al Mejor Cineasta de Andalucía, que se entrega por primera vez en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, donde se ha presentado Las heridas del viento, su primera incursión en la dirección de cine.
Constance Marie de Théis (1767-1845), princesa de Salm después de contraer matrimonio con Joseph de Salm-Reifferscheid, fue una novelista, poetisa y dramaturga a la que sus contemporáneos llamaron “la Musa de la Razón”. Educada en los preceptos ilustrados, fue la primera mujer admitida en el Lycée del Arts y fundó un famoso salón literario en el que participaron entre otros Alejandro Dumas, la Fayette y Alexander von Humboldt. En 1824 escribió Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible, una novela epistolar sobre el amor, los celos y la obsesión. Como buena narradora, la autora echa mano del suspense y, en paralelo al torbellino emocional que plantea, traza una verdadera intriga sobre los hechos descritos y su interpretación por parte del espectador.
Stefan Zweig se inspiró en el texto de la escritora francesa para su obra Veinticuatro horas en la vida de una mujer, y Jean Coucteau hizo lo propio para La voz humana. Juan Carlos Rubio, por su parte, ha realizado la primera adaptación teatral del texto. “El espectáculo -dice- habla del amor, de su obsesión hasta límites tóxicos. Cuando estamos enamorados no solo hay palabras, el cuerpo manda, hay algo muy físico, de dolor, como cuando sientes en el estómago la angustia de los celos. Eso fue lo que me hizo llamar a Chevi Muraday”. El creador cordobés defiende que ha hecho su particular versión de la novela, “sobre todo porque en aquel momento, en 1824, el amor se escribía de una manera distinta desde una mujer. He cambiado el final y lo que menos me interesaba y mantenido todo lo que me parecía fascinante del estudio de la mente de una persona cuando está bajo una obsesión”.
Rubio ha contado de nuevo con su actriz fetiche, Kiti Mánver -que suma con ésta su séptima colaboración con el escritor y director en un espectáculo-, para que afronte un papel que a la actriz le ha resultado difícil por sus especiales características. “Es casi un monólogo -explica-, y es complicado decirlo con todos los elementos y el movimiento que hay alrededor”. Su personaje, añade, se encuentra en la “sexalescencia, que es una etapa similar a la adolescencia”. Se trata de una mujer entrada en años, “a la que Rubio ha llamado Constance en homenaje a la autora, que tiene una oportunidad de amar con una edad en la que al amor ya no suele esperársele”, concluye Mánver.
La actriz malagueña Kiti Mánver, reconocida hace escasos días con el premio a la Trayectoria Profesional en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, hace un trabajo calificado de “inmensa” y “soberbia” interpretación. Elogios que alcanzan también a un “brillante y espectacular” Muraday, su compañero de reparto; a Rubio, “que dirige con mano diestra”, y, en resumen, a todo el equipo que ha creado esta “pequeña joya escénica”, en palabras de la crítica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here