Julio Romero y la joya cordobesa


Mercedes Valverde hace un recorrido por las obras del pintor cordobés en las que éste introduce elementos de orfebrería o de joyería

Con motivo de la celebración del 40 aniversario de la creación de la Asociación Provincial de Joyeros y Plateros de Córdoba, Bodegas Campos acogió ayer la conferencia de la directora de los Museos Municipales, Mercedes Valverde, titulada Ese innato deseo de belleza. Orfebrería y joyería en Julio Romero de Torres.

Mercedes Valverde, durante su conferencia. julio
Mercedes Valverde, durante su conferencia. /Foto: JC

Valverde, la mayor experta en la obra del pintor cordobés, comenzó su intervención contextualizando la influencia de esta materia en la obra de Romero de Torres y lo centró en el hecho de que al ser su padre el director del Museo de Bellas Artes estuvo desde niño familiarizado con la obra de pintores como Juan de Valdés Leal y Antonio del Castillo, en cuyas obras aparecen motivos en metales nobles que el trasladaría a sus cuadros.
Así, el hecho de que Rafael Romero Barros estuviera durante muchos años restaurando la Virgen de los Plateros, de Valdés Leal, hizo que su hijo se familiarizara con la peana de orfebrería que luego vemos en obras suyas como Las dos sendas, La saeta, La consagración de la copla o La gracia.
En otros lienzos, como en el central del Poema de Córdoba, el San Rafael del pintor sevillano aparece convertido en una imagen de orfebrería de bulto redondo. Algo parecido ocurre en el cuadro dedicado al custodio de Córdoba, que encargó el alcalde José Cruz Conde en 1925, en cuya peana aparece una cartela similar a otra dibujada por Antonio del Castillo.
También hay orfebrería en Cante Hondo, con la reproducción de algunos cuadros suyos repujados en plata o en Cabeza de santa, donde el hecho martirial es presentado sobre una rica bandeja al estilo de las pintadas por Valdés Leal.
“Consciente de las posibilidades estéticas de la mujer, la adorna con joyas”, ha explicado Valverde a la hora de dar paso a la segunda parte de su conferencia, en la que se ha centrado en la presencia de la joyería en la obra de Julio Romero de Torres. En primer lugar ha abordado el lienzo de la condesa de Colomera como reina de los Juegos Florales de 1928. Este lienzo no llegó a salir del estudio del pintor debido a su muerte ocurrida en mayo de 1930. Por este motivo, Valverde ha explicado la ausencia de joyas, como pulseras, collar y anillos, que sí aparecen en documentación fotográfica y la destacado la tiara, al estilo de la realizada por Ansorena en 1906 para la Reina Victoria Eugenia por encargo de Alfonso XIII.
Frente a este lienzo, ha contrapuesto lo que ha denominado como “joyería popular”, que en los cuadros de Julio Romero se centra en corales perlas y camafeos, de los que expuso varios ejemplos, para terminar su intervención hablando también de la presencia de los bordados en oro y plata, al estilo barroco del que se inspiró, una vez más, en la Virgen de los Plateros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here