¿Cuánto de Roma es visitable bajo nuestros pies?

44

Una ruta creada en 2014 recorre distintos puntos de la capital en cuyo subsuelo se conservan restos de la Córdoba de época romana

La riqueza del subsuelo cordobés en restos arqueológicos de época romana es inimaginable. Muchos se han perdido, otros están por descubrir, pero hay bastantes que se conservan y que -lo que es más importante- son visitables. De ello se encarga la empresa Érase una vez Córdoba, que cada sábado y domingo, a las 11:00, organiza visitas a esos recintos que están bajo nuestros pies y de los que desconocemos su importancia.

Teo Fernández, en una parada de la ruta Córdoba Subterránea. romana
Teo Fernández, en una parada de la ruta Córdoba Subterránea. /Foto. LVC

“La Córdoba romana era una de las urbes más importantes del occidente del Imperio, pero a día de hoy está soterrada, tanto físicamente como en el imaginario colectivo, por la esplendorosa y exótica Kurtuba andalusí, mientras Mérida o Tarragona han recuperado y divulgado más su legado romano porque no han tenido ese apogeo posterior. Aunque este hecho pueda entenderse como desafortunado o injusto con la civilización que dio origen a nuestra ciudad, debemos admitir que es algo lógico y comprensible”. Así lo explica Teo Fernández, director de Érase una vez Córdoba y creador de la ruta Córdoba Subterránea, paseo guiado que se interrumpe durante el verano debido a las altas temperaturas (a las que, en el subsuelo, se suma la humedad), pero que ya se ha reanudado en las mañana de los fines de semana, y del que se puede encontrar toda la información en la web de esta empresa.
La actividad nació en 2014 y se presentó oficialmente en el Ayuntamiento con la presencia de los entonces concejales delegados de Turismo y Patrimonio. Fue diseñada con la intención de poner en valor enclaves arqueológicos habitualmente no visitados y así dar a conocer esa Corduba romana de la que a nivel de suelo identificamos poco más que las reconstrucciones del Templo Romano o la tumba de Puerta Gallegos. La mayoría de los restos, claro está, se encuentra aún bajo nuestros pies.
Concretamente, el recorrido consiste en cuatro descensos diferentes: se parte de los restos del teatro romano, que suele ser el único yacimiento abierto de manera regular de todos los que se incluyen en la ruta, pues continúa resultando un gran desconocido para muchos cordobeses. De hecho, “el 95 por ciento de los asistentes a la actividad son locales”, según indica Fernández. También se visitan otros tres yacimientos que no son de libre acceso. A través de esas cuatro bajadas, el usuario reconstruye en su cabeza la ciudad histórica de forma amena.
“El hecho de que los espacios que visitamos se encuentren bajo tierra no es más que la excusa para hacer más atractiva la divulgación del patrimonio, que siempre ha sido el objetivo de Érase una vez Córdoba. Es lo mismo que hacemos, por ejemplo, con nuestros paseos nocturnos sobre leyendas: enseñar Córdoba y su historia sin que esta resulte árida”, explica Fernández.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here