Córdoba es la provincia con más museos de Andalucía


Los museos de arte e historia alternan con colecciones singulares, etnograficos, biográficos o de tradiciones de la localidad

La provincia de Córdoba es, con diferencia, la que más museos tiene de toda Andalucía. Según los datos correspondientes a 2016 del Registro Andaluz de Museos y Colecciones Museográficas, hay 43 repartidos en alrededor de 30 municipios de toda la provincia y le sigue Málaga con 30, Granada con 21 y Sevilla con 19. En la cola comparten posición Almería y Huelva con sólo siete.

Museo arqueológico de Córdoba. museos
Museo Arqueológico de Córdoba. /Foto: LVC

Junto a los museos de titularidad pública, ya sean de la Junta de Andalucía o de los ayuntamientos, la provincia cordobesa dispone de una red museística en la que destacan los que son de propiedad privada, como es el caso de los que se ubican en la localidad de Rute dedicados a los productos navideños o la Casa de Sefarad, entre otros muchos. Frente a los de colecciones artísticas e históricas, como el Arqueológico, Bellas Artes o Palacio de Viana, se encuentran otros que reducen su marco de actuación a la localidad en que se asientan, como es el caso de Baena, Cabra o Doña Mencía. Otros, en cambio, son la muestra de destacadas actividades económicas de la zona, como ocurre con los de Rute, el Minero de Belmez, el del Olivar en Baena o el del Cobre en Obeso.
Destacan también en Córdoba los dedicados a la producción de destacados pintores y en cabeza se encuentra el de Julio Romero de Torres, junto con los de José Garnelo (Montilla), Adolfo Lozano Sidro (Priego de Córdoba) o Alfonso Ariza (La Rambla). Tampoco hay que destacar la atracción que suponen los museos en los que se recoge la vida y la obra de destacadas personalidades, en los más diversos campos, a lo largo de la historia, como Nieto Alcalá Zamora (Priego de Córdoba), San Juan de Ávila y el Inca Garcilaso (Montilla) o el de Manolete (Villa del Río).
Entre lo más curiosos está los de la colección Toro Albalá (Aguilar de la Frontera), el de la Matanza (Alcaracejos), el de Historia Natura Aguilar y Eslava (Cabra) o el Taurino, en la capital, con fondos de los diestros locales que han brillado con luz propia en la historia del toreo.