No habrá mejor combinación que Noa, Pasión Vega y el Mediterráneo


Pasión Vega y Noa protagonizan el concierto 'Mediterráneas' en el Teatro de la Axerquía, dando inicio, así, a la última fase del Festival de la Guitarra de Córdoba

La música, desde hace muchísimos siglos, ha encontrado en el Mediterráneo un espacio donde compartir y fusionar estilos y géneros, y para Pasión Vega y Noa ha supuesto además un camino en el que se han encontrado, han compartido y han creado. Este camino parecía tener un destino concreto, y no era otro que la 37 edición del Festival de la Guitarra de Córdoba, que esta noche ha acogido, en el Teatro de la Axerquía, la mágica actuación de Pasión Vega y Noa, con su gira Mediterráneas. 

IMG 0593 min
Noa y Pasión Vega en ‘Mediterráneas’. /Foto: Eloy Moreno

La colaboración de Noa en el disco de Vega Pasión por Cano, con la canción Sonata de Luna en Marrakesh, las llevó a formar una bonita amistad y un gran entendimiento musical, por lo que Noa decidió invitar a Pasión Vega a actuar en tres de sus conciertos en Israel durante el pasado mes de diciembre 2016. Durante esos días, Pasión Vega y Noa compartieron experiencias, inquietudes y música conformándose así una simbiosis personal y profesional que les ha llevado a presentar Mediterráneas.
El público, ansioso, esperaba desde las 22:30 a que dos de las voces más bellas del panorama musical actual tomasen el escenario del teatro de la Axerquía, con la interpretación de la canción a dúo Mar Nuestro, seguida por Tú y yo. Cada cantante tuvo su momento y Pasión Vega interpretó en solitario los temas La niña Candela, Como te extraño, La flor de Estambul, Carceleras del Puerto, Y sin embargo te quiero, Malagueña Salerosa, y María se bebe las calles. Por su parte, Noa hizo lo propio con las canciones Mishaela, Pokeach, I don´t Know, Yuma, Saperi, Tammuriata, y Keren or. 
Vega
Noa y Pasión Vega en ‘Mediterráneas’. /Foto: Eloy Moreno

Sin embargo, los momentos más especiales del concierto han sido aquellos en las que las dos voces se unieron, en las que crearon un puente entre Israel y Andalucía, en las que atravesaron el Mediterráneo para deleitar a todos los asistentes con Sonata de luna en Marrakesh, Largo, A la sombra de un León, Babel, Olvidarte, Uno querido ser dos, Mediterráneo, Es caprichoso el azar; y, no podía faltar, La vida es bella. 
Durante las más de dos horas de concierto la fusión de la sensualidad y la dulzura que presentaron Noa y Pasión Vega lograron conquistar al público, que, en más de una ocasión, acompañaron a las artistas. Mañana será el momento de Imelda May, que llega, por fin al Festival de la Guitarra de Córdoba para presentar su nuevo disco Life Love Flesh Blood.