Ángel Peralta: "Córdoba ha sido la cuna del caballo andaluz durante siglos"

36

En la siguiente entrevista, Ángel Peralta reflexiona sobre el mundo del caballo y la importancia que Córdoba tiene dentro del mismo

Ángel Peralta./Foto: Ignacio Alvar Thomas

Son las diez de la mañana. El día se presenta claro y soleado y las puertas de la hacienda “La Albaida” se abren para adentrarme en un camino de albero, a cuyo final me espera un hombre que -a pesar de su cabello claro y ojos azules- es un clásico caballero andaluz, Ángel Peralta Astolfi. Tras cruzar el patio, circundado por numerosas cuadras donde descansan preciosos ejemplares de pura raza española, da comienzo la entrevista (realizada por Carmen Jiménez) con Ángel Peralta, que reflexiona sobre el mundo del caballo y la importancia que Córdoba tiene dentro del mismo.
-En unas declaraciones del Presidente de la Asociación Andaluza de Doma de Campo, Antonio Zapata, el paseo a caballo “ha estado más nutrido”. Como jinete, ¿qué opinión tiene al respecto? ¿Cree que le falta o sobra algo al paseo de caballos?
-En mi casa siempre me decían que nunca hay que pensar que las cosas están bien, sino que pueden estar mejor. Creo que hay que aplaudir lo mucho bueno que se ha hecho en los últimos años dentro del mundo ecuestre de esta ciudad. En cuanto a la Asociación Andaluza de Doma de Campo, a la que tuve el lujo de poder conocer bien de cerca, creo que han contribuido de una manera importante a la labor de engrandecer el paseo a caballo aportando excelencia a la presentación de los ejemplares y la decencia ejemplar de una caseta referente dentro del ferial que se ha convertido en un “meeting point” de gente del caballo. Este año he podido disfrutar de forma activa del paseo a caballo de las ferias de mis dos ciudades; Córdoba y Sevilla. Son muy diferentes, a cada una le busco su lado bonito y no me entretengo en compararlas, aunque sí cuándo reflexiono creo que entre las dos haría el paseo de mis sueños. En Córdoba se camina en el albero; Sevilla tiene la solera, de una feria señorial, pero que cosa más increíble, cuándo sales del Real, y está la Virgen tan bella, en su visita triunfal… Esto sólo pasa en Córdoba, y no hay otra cosa igual, dónde se pueda disfrutar, de una feria y un Rocío, tan dentro de tu ciudad.
-Teniendo en cuenta que en Córdoba nació la raza del caballo español, podemos decir que fuimos algo en el mundo del caballo ¿Sigue siendo Córdoba un referente en este mundo?
-Córdoba llegará a dónde nosotros queramos llevarla, y remando en una misma dirección será capital mundial del Caballo.
La pasión que existe en Córdoba por este mundo ecuestre es infinita, el talento de sus jinetes es incuestionable y la cría de los ganaderos es puntera como lo que se merece un lugar que ha sido origen del caballo de pura raza español. Llevo muchos años viviendo aquí y empecé apostando por lo que sentía y llevaba dentro, ahora desde la Hacienda de la Albaida dónde hemos creado experiencias de lujo para visitantes, me hace sentir orgulloso, siempre desde la humildad, de lo mucho trabajado y lo que queda por andar. El oxígeno te lo da cuándo ves que esto se convierte en un atractivo más y es demanda del extranjero en sus visitas a Andalucía, conocer la historia y vida en un Cortijo Andaluz, por ejemplo.
-¿Sabemos “vender” o poner en valor todo el potencial que tenemos?
Ángel Peralta./Foto: Ignacio Alvar Thomas

-Esa pregunta también me la hago yo. Creo que hay tanta potencia dentro de esta ciudad que habría que tomarse muy en serio la forma de vender lo mucho que se puede ofrecer, se están haciendo cosas desde el colectivo y creando plataformas como Córdoba destino ecuestre. Con productos bien rematados. Pienso que tenemos lo más importante, la madre del animal más bello del mundo, acompañada por las Dehesas y Caballerizas Reales, Haciendas y Cortijos a escasos kilómetros del centro. Las faldas de Sierra Morena con enclaves singulares como las ermitas, Medina-Azahara y el Monasterio de San Jerónimo . Infinidad de rutas dónde perderse que han cabalgado entre otros, el mismísimo Cristobal Colón, Alfonso X, Felipe II, Ab- de Ramán II. Con todo esto creo que si sumamos fuerzas antes que tarde estaremos hablando de la Ciudad del Caballo admirada por nosotros primero y nuestros visitantes después.
-Su infancia y juventud transcurrieron en Sevilla. ¿Qué recuerda de aquellos años?
-Mi primera imagen que me viene de la niñez es al cabalgar sobre “Brinca”, hija de “Cabriola” y regalo de mi padrino, es decir, mi abuelo Ángel al que nunca llamé abuelo, ya que su juventud es constante. Como él dice “La edad vive en la ilusión no en el tiempo”. Con ella tomé la alternativa, para así descubrir la pasión que me despierta el mundo del caballo y seguidamente hice mis primeros pinitos en la hípica con otra yegua, “Época”. Con un corazón enorme en la disciplina de salto; siempre había un hueco para ella en el camión de mi tío, Luis Astolfi. Con él lo pasaba genial, en el Trofeo infanta Elena del ´97 en Palma de Mallorca, lo convencí para que me llevara y metimos a “Época” donde no cabía… yo iba escondido en la cabina para embarcar en el barco. Recuerdo mis veranos de concursos durmiendo en el camión y vivencias con mi tío David y “El lechero”, un mozo con el que aprendí de la vida. Otra anécdota fue cuando salíamos a hacer los concursos Nacionales de Torrevieja, Aranjuez y Cuenca… y por una travesura estuve a punto de que me quitaran la licencia. ¡No era tan malo, pero sí un poco pillo!
-¿Qué éxitos personales te ha aportado el mundo del caballo? 
Ángel Peralta./Foto: Ignacio Alvar Thomas

El caballo ha dado muchos éxitos y satisfacciones a mi familia y, a través de este noble legado, puedo compartir muchas vivencias que se remontan a cuando era pequeño y que las llevo en la sangre. La mayor satisfacción personal que puedo tener es ser plenamente feliz y rodearme de gente a la que aprecio, y respeto con admiración. Tener grandes amigos y compañeros, eso es para mí mi gran éxito personal.
-Han sido muchos los caballos que han pasado por tu vida, pero “Payaso” ha tenido una relevancia especial.
-Sería injusto dejar atrás esos caballos que han pasado por mi vida y que me han dejado huella. Todos me han aportado algo nuevo en cada una de las etapas. El último caballo importante que he tenido se llamaba “Payaso” y al que le escribí un relato: “Donde vas, voy contigo”.
“Payaso” fue mi gran aliado durante un largo periodo de tiempo. Su carácter era extraordinario, pero morfológicamente no tenía cuerpo de atleta. Debido a que en aquel momento no tenía muchas opciones decidí apostar por él, ya que pensé que estaba desaprovechado y podría servir para algo más y él a través de su felicidad me lo iría indicando. Nos pusimos a trabajar duro; con esfuerzo y constancia, lo que nos llevó a alcanzar objetivos razonables. Él sabía sacar lo mejor de mí como caballista. Así como con las personas, los logros vienen a través de estímulos y no de reproches, diciéndole al débil que es fuerte.
-En ocasiones nos rodean los problemas y el estrés. ¿Cómo le ayudan el campo y los caballos a afrontar esos momentos más difíciles?
-Llevar una vida en contacto con la naturaleza endulza el carácter del ser humano y para mí vivir en la ciudad y al mismo tiempo a escasos kilómetros tener acceso al campo y a mis caballos, me parece un auténtico placer de dioses. El campo me relaja y me aporta energía positiva, por lo que me sirve como sustento ante cualquier adversidad que me pueda presentar la vida. Creo que el trato con los caballos ha formado mi carácter y me ha hecho ser mejor persona. Sumergirte en este mundo te ayuda a vivir mejor y a aislarte de las situaciones difíciles que te encuentras en el camino. He aprendido a ser más tolerante y a crecer en mi personalidad.
-¿Qué opina de aquellas personas que consideran que el uso del caballo para tiro de carruajes y monta por jinetes, en eventos como ferias y romerías, es una forma de maltrato?
-Me gusta cuando las personas hablan con criterio, es decir, hay quien critica desde el desconocimiento y otros que lo hacen con una gran razón. Cualquier aficionado al mundo del caballo ha ido a una romería o una feria, por lo que siempre incurre en una atención en el caballo y en llevarlo en buena forma física. Ellos, siempre fieles, se merecen que miremos por sus descansos y por su calidad de vida. Por desgracia, se magnifica y los que son pocos machan la imagen de la mayoría. Te garantizo que tanto mis amigos como yo tenemos a nuestros caballos en un excelente “estado de revista”.
-El año pasado se lesionó en una caída y continúas montando ¿Tiene miedo de sufrir lesiones más grandes?
Ángel Peralta./Foto: Ignacio Alvar Thomas

-Sí, sufrí una lesión importante. Lo que me hizo pasar dos veces por el quirófano y me paró la temporada en el mes de junio. El caballista está mentalizado de que hay que volverse a subir, las ganas de volver son enormes porque es como te sientes libre y pleno. Con el tiempo viviré algún que otro susto, pero uno aspira más que teme.
-¿Qué le ha aportado en su vida la ciudad de Córdoba?
-Córdoba es mi segunda ciudad, aquí pude llevar a cabo mi primer proyecto tras mis estudios universitarios, y cumplí un sueño que nacía de mi pasión y sentimiento hacia el mundo ecuestre. La admiración que siento por Córdoba es infinita. Aquí aprendí un camino, para alcanzar una meta. Una meta que avanzaba cada día, al mismo tiempo que yo iba disfrutando de cada instante del recorrido. Diría que sigo en deuda con Córdoba, pues me ha aportado más de lo que yo le he podido ofrecer porque esta aventura profesional está siendo muy gratificante. A día de hoy sigo disfrutando muchísimo y con la ilusión puesta en nuevos proyectos, así que te diría que el futuro es incierto, pero que ciertamente me he enamorado de Córdoba.
-¿Cuáles son sus proyectos futuros a corto y medio plazo?
-En la actualidad inicio una nueva etapa en mi vida profesional. Recientemente he fichado por la Hacienda de la Albaida, venía de la ejecución de un proyecto de la Yeguada Almuzara desde octubre de 2009. Creo que me viene un momento de consolidación, y estos próximos meses serán determinantes para poder dar un salto en este sentido. Córdoba ha sido la cuna del caballo andaluz durante siglos y transmitir esto le ha dado forma a una de las experiencias vips que desarrollamos en La Albaida. Asimismo, estamos trabajando en diferentes espectáculos que ofrecemos dentro y fuera de la hacienda. Una de las citas que más me ilusiona este año, es la colaboración con el violinista Paco Montalvo, el próximo julio en la plaza de toros de Azuaga.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here