Vimcorsa debe casi 140.000 a la empresa encargada de rehabilitar el Convento de Santa Cruz


La rehabilitación del convento ha finalizado gracias a la aportación del Ministerio y al adelanto que ha puesto la empresa constructora

Después de que se iniciasen en abril del 2016 han finalizado las obras de rehabilitación de parte del Convento de Santa Cruz, en la calle Agustín Moreno. El proceso de readecuación de este edificio ha consistido en una restauración completa de las cubiertas del mismo, la sustitución de estructuras de madera y de las carpinterías, y la rehabilitación de las instalaciones para darle el uso museísticos que pretende. Esta obra ha sido posible “gracias a la aportación que ha realizado el Ministerio de Fomento, con cargo al 1,5 por ciento cultural, y que asciende a 363.801 euros”, el 65 por ciento del total, ha explicado el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado.

Presentación de la rehabilitación del Convento de Santa Cruz. /Foto: Eloy Moreno

El resto de la inversión depende de la empresa municipal Vimcorsa, que debe aportar un 25 por ciento del total. Esta cantidad ascendería a casi 140.000 que aún, “dos años después de comprometerse, el Ayuntamiento de la ciudad no ha ingresado”, ha lamentado el arquitecto de la obra, Francisco Vázquez Teja. Según le han explicado desde Vimcorsa, “hay una serie de cuestiones administrativas que tienen que resolver”.

Sin embargo, no entienden que para realizar un ingreso “tengan que tardar dos años”. De hecho, ha tenido que ser la empresa constructora la encargada de afrontar este gasto, “una carga excesiva y no justificada”, ha considerado Vázquez Teja. La empresa constructora ha sido la UTE Convento Santa Clara, formada por Construcciones Ros Zapata y Promociones y Construcciones Calero infante. El 10 por ciento restante pertenece a entidades privadas, en concreto a la comunidad de monjas claretianas que rigen el Convento.

Convento
Presentación de la rehabilitación del Convento de Santa Cruz. /Foto: Eloy Moreno

El palacete estaba “en unas condiciones muy lamentables y las cubiertas estaban, casi en su 50 por ciento, desprendidas”. Así, a parte de las restauración de estas cubiertas, se ha arreglado toda la carpintería, pavimentaciones, y muros. Además, se han “restaurado las pinturas barrocas, los patios y una chimenea”. También, se le ha instalado un ascensor.  La restauración, por lo tanto ha sido integral y ahora será el Ayuntamiento el que decida el uso cultural que se le dará a este edificio. En principio, se habló que se podría utilizar para acoger el Museo de Patios Conventuales, sin embargo no hay nada confirmado por parte de la administración local.

El edificio siempre ha estado muy ligado a la familia de los Ríos, que son los que construyeron este palacete, junto al convento, tras ingresar dos de sus hijas en el mismo. Destaca su originalidad al configurarse en el mismo estructuras como el claustro principal, la iglesia y el palacio conventual, que sirvió de casa de novicias. Desde el punto de vista artístico, el edificio se completa con un programa decorativo de gran valor entre los que cabe destacar el elenco de retablos , la azulejería, y el conjunto de obras pictóricas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here