La Bienal de Fotografía, un "rotundo éxito"


Según David Luque, “esta Bienal ha situado la fotografía y la imagen en general en un primer plano artístico y discursivo"

La XV edición de la Bienal de Fotografía de Córdoba, celebrada bajo el título de Imágenes en conflicto, ha supuesto “un rotundo éxito de proyección y de público”, según ha destacado el teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio del Consistorio, David Luque, en un balance de la misma. “Se ha verificado, después de dos meses de duración, que la propuesta diseñada por la Delegación de Cultura poseía los suficientes atractivos de reflexión, exhibición y revalorización del papel de la imagen en las sociedades modernas”, ha indicado Luque.

bienal
Juan Manuel Fernández en la exposición ‘Imágenes de la Guerra Civil en Córdoba’. /Foto: LVC

Así, en palabras del responsable municipal de Cultura, “esta Bienal ha situado la fotografía y la imagen en general en un primer plano artístico y discursivo, y ha llegado a numeroso público, merced a ese maridaje entre imagen y discurso crítico; la programación ha satisfecho notablemente los objetivos que nos planteamos cuando se inició el diseño de la Bienal”.
La asistencia total a las 14 exposiciones supera los 41.000 visitantes, sin contar las muestras en la vía pública, cifra muy por encima de las habituales; de hecho, la mitad de las exposiciones han superado los 1.500 visitantes. El ranking de visitantes, con más de 9.000 visitas en ambos casos, lo ostentan la exposición de Carol Alfarah (Casa Árabe) y la de Susan Meiselas (Centro Botí), seguido de La maleta mexicana o la Historia gráfica de la guerra civil en Córdoba, de la colección Juan Manuel Fernández Delgado. Estas cifras son un dato elocuente de la atracción que ha supuesto la XV Bienal, en especial la que llamamos sección oficial, allí donde se ha querido concentrar el relato de esta edición.
A pesar de las dispersión -o quizás por ello- de las salas, como señala el teniente de alcalde de Cultura, “se ha podido comprobar que la propuesta contenía mimbres suficientes para seducir a un público cada vez más ávido de imágenes, de una fotografía que despliega un dispositivo crítico, unas fotografías que nos interpelan a la par que se sitúan ellas mismas fuera/dentro del conflicto y que apremian al espectador a tomar, a su vez, partido”.
David Luque ha incidido en que “no sólo las exposiciones han conformado la Bienal; el evento ha procurado hilar un tapiz alrededor de las propias exposiciones, bien urdidos esos hilos sobre la propuesta concreta de la sección oficial o bien en un campo más abierto, más de la fotografía en general”.
En el primero de los casos cabe felicitarse por la presencia en nuestra ciudad de fotoperiodistas del nivel de Gervasio Sánchez, Manu Bravo, Morenatti o Samuel Aranda; sus intervenciones han subrayado convincentemente el título de esa sección: Imágenes en conflicto; todos son reputadísimos fotoperiodistas de guerra y su participación en la Bienal ha supuesto un logro más de la misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here